Si tienes un inmueble en propiedad y necesitas liquidez, puedes optar por vender tu inmueble o bien, hipotecar casa. La gran ventaja de la segunda opción es que podrás seguir manteniendo tu hogar, pero, también hay que conocer los riesgos para hacer balance y ver si es la mejor opción. En el artículo de hoy te traemos cuál es el proceso para hipotecar casa y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

Solicita una hipoteca con las mejores condiciones

Hipotecar una casa consiste en que la entidad bancaria te conceda un préstamo poniendo de garantía tu inmueble. Es decir, que tu casa tiene que estar ya pagada y libre de cargas. Pero veamos, cuáles son los pasos para conseguirlo.

¿Cuáles son los pasos para hipotecar casa?

Para hipotecar tu casa tendrás que acudir a tu entidad bancaria. Es importante que vayas mentalizado con que el banco no te va a ofrecer tan buenas condiciones como con la compra de tu primer inmueble. Lo más habitual es que te den intereses del 3-4%. Pero primero, veamos los pasos:

  • Nota simple. Tendrás que solicitar la nota simple para demostrar que el inmueble está libre de cargas y que eres el titular.
  • Financiación. Una vez tengas la nota simple, podrás ir al banco para hacer la petición de hipotecar tu casa.
  • Documentación. Tendrás que conseguir la documentación que necesitan para ver si la hipoteca es viable con tu perfil.
  • Tasación. El banco necesitará hacer una tasación del inmueble para poder ponerlo como aval y ver qué tipo de préstamo podrían concederte.
  • Oferta del banco. El banco te presentará la oferta, aquí podrás negociar y ver qué condiciones te ofrecen.
  • Nueva hipoteca. Firmar la escritura para hipotecar casa de nuevo.

hipotecar casa

Ventajas y desventajas de hipotecar casa

Ahora que ya conoces los pasos que tendrás que seguir, es importante que conozcas las ventajas y desventajas de este proceso.

Ventajas

Hay tres principales ventajas de hipotecas casa:

  • Liquidez. Podrás conseguir liquidez para solventar los problemas económicos que puedas tener.
  • Más oportunidades que si solicitas un préstamo personal. Al poner un inmueble como aval, tendrás más opciones de conseguir la financiación, sobre todo si no cuentas con un buen perfil.
  • Condiciones hipotecarias. Ya hemos hablado antes que deberías ir mentalizado que cuando hipotecas tu casa las condiciones no son tan buenas, pero sí que son mejores que con un préstamo personal que pueden superar unos intereses del 10%.

Desventajas

Es muy importante que tengas en cuenta que al hacer esto estás poniendo en riego la estabilidad de tu hogar, si no puedes pagar las cuotas del préstamo, el banco podría embargarte tu propiedad. Ser avalista o poner un inmueble como aval conlleva unos riesgos.

En caso de que sea la única opción viable para conseguir liquidez, sobre todo asegúrate que cuentas con una buena estabilidad económica y laboral y que el préstamo no supere el 35% de tu sueldo.

Alternativas a hipotecar casa

Si no estás convencido de hipotecar tu casa o no quieres cargar con este riesgo, hay alternativas para conseguir liquidez sin riesgo a un embargo.

  • Préstamo personal. Es verdad, como hemos visto, que las condiciones e intereses son peores, pero no hay riesgo de embargo.
  • Alquilar tu inmueble o una parte. Puedes optar por arrendar un piso más barato y poner tu piso en alquiler para ganar liquidez. O bien, si cuentas con mucho espacio, también puedes destinar una parte del inmueble para alquilarlo.
  • Vender tu inmueble. Si necesitas rápidamente liquidez, otra vía es vender tu casa, aunque pierdas la propiedad, podrás conseguir dinero con la venta.

Si estás interesado en poner a la venta tu inmueble, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de Real Estate. Nuestros asesores estarán encantados de ayudarte en todo el proceso de compraventa.

hipotecar casa

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍