El Tribunal Supremo sentencia que las entidades bancarias y no el cliente deberán abonar a partir de ahora los impuestos de las hipotecas, es decir, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentales al solicitar una hipoteca. Esta sentencia supone una corrección de la anterior estableciéndose que es la entidad prestamista, y no el cliente que recibe el préstamo, la que tiene interés en inscribir la operación y elevarla a escritura pública.

Solicita tu hipoteca con Housfy

¿Por qué tiene que pagar el banco los impuestos de las hipotecas?

El motivo es que debe tenerse en cuenta que el negocio inscribible es la hipoteca y el interesado en que conste en una escritura es el banco.

¿Qué significa todo esto? El cliente no solo dejará de pagar el impuesto sino que, además, podrá reclamar a las entidades financieras la devolución de lo pagado por este impuesto.

Desde el departamento hipotecario de Housfy, que trabaja con varias entidades bancarias para conceder hipotecas con las mejores condiciones, ya se está asegurando que el impuesto hipotecario no se cobra a ningún cliente.

Impuestos de las hipotecas

¿Qué es el impuesto sobre actos jurídicos documentados?

Es un tributo de naturaleza indirecta y el importe puede variar en cada comunidad autónoma. El impuesto hipotecario oscila entre el 0,5% y el 1,5% y éste se calcula sobre la responsabilidad hipotecaria, superior a la hipoteca porque suma diferentes costes e intereses.

¿Cómo reclamar el impuesto de Actos jurídicos documentados?

Los clientes que hayan firmado su hipoteca a partir de 2014 podrán reclamar a su entidad el pago del impuesto hipotecario. Aunque si es anterior a esta fecha se podría reclamar por lo civil.

En una hipoteca estándar de 200.000€ el importe que te devolverían al reclamar sería de 2.500€ – 3.000€ de media, además de los intereses de demora y las costas del proceso. Los expertos afirman que siempre es beneficioso reclamar, ya que, en conjunto, se suele conseguir una devolución de entorno al 80% de los gastos hipotecarios.

El hipotecado deberá poner una reclamación formal en el servicio de su entidad. Existen dos vías de tramitación, dependiendo de la respuesta del banco: directa a coste cero o con denuncia con riesgo de asumir gastos.

Si la entidad bancaria no pone pegas y se resuelve por la vía formal el coste que se asumirá es de 0€. Si en el caso contrario, la entidad se niega a devolver la cuantía correspondiente a dicho impuesto, el hipotecado deberá poner una denuncia en el juzgado de cláusulas abusivas pertinente de su provincia y lo más probable es que deba contratar los servicios de un abogado y por lo tanto cabe la posibilidad de asumir algún que otro coste relacionado con la denuncia.

Por último, es indispensable traer como documentación, para aplicar a la reclamación, las escrituras de la hipoteca. Con ese documento sería suficiente, aunque en el caso de poseer las facturas de notaría, gestoría y registro también vendría bien que las aportara.

Impuestos de las hipotecas

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍