Pese a ser utilizados para referirnos a un mismo concepto, técnicamente, préstamo hipotecario e hipoteca son dos cosas distintas. El lenguaje financiero es algo complicado, difícil de entender y a veces poco claro. Por ello, hoy en nuestro blog vamos a procurar aportar un poco de luz para intentar aclarar las diferencias existentes entre esos dos términos.

Consigue la mejor financiación

Préstamo hipotecario, ¿qué es?

Cuantas veces habremos usado el término hipoteca cuando en realidad a lo que nos estamos refiriendo es a un préstamo hipotecario. Un préstamo hipotecario no es más que la cantidad de dinero que te concede el banco para que puedas adquirir una vivienda. Los plazos de dicho préstamo suelen oscilar entre los 15 y los 30 años, aunque pueden ser más y también menos. Cada préstamo hipotecario tiene sus características y condiciones, y esto hace que, para un mismo precio, las cuotas y los tipos de interés a pagar puedan variar sustancialmente.

Lectura recomendada:  ¡Ojo! No confundas crédito hipotecario con hipoteca

Hipoteca

En la gran mayoría de casos la compra de una vivienda suele suponer un gasto elevado imposible de pagar de una tacada. Es entonces cuando acudimos al banco para pedir un préstamo hipotecario. El banco estudia nuestro perfil y si es válido nos lo concede. Pero, al tratarse de una cantidad tan elevada de dinero el préstamo va ligado a una garantía, que es el propio inmueble. Dicha garantía es la hipoteca.

Por definición, la hipoteca es un derecho real que grava bienes materiales sujetándolos a responder del cumplimiento de una obligación dineraria. Es decir que, un crédito hipotecario se denomina así porque el piso que adquieres actúa como garantía de pago del crédito. En caso de impago el banco tiene el derecho de quedarse con la vivienda.

préstamo hipotecario

¿Qué pasa si quiero vender mi piso?

La hipoteca se debe escriturar en el registro de la propiedad. Al tratarse de un derecho real de garantía de pago del piso, no se podrá vender éste, si no se cancela. Aún cuando el préstamo hipotecario está pagado en su totalidad, la hipoteca, entendida como la garantía de pago, sigue existiendo. Por ello es necesario cancelarla antes de vender.

Lectura recomendada:  ¿Puedo vender piso con hipoteca pendiente?

¿Y qué pasa cuando se vende, pero todavía no está pagado el préstamo hipotecario? Sencillo. Una opción válida consiste en hacer una subrogación o una hipoteca puente. Otra opción más usada incluso, es cancelar el préstamo hipotecario abonando la cantidad que resta de lo que se obtiene con la venta del piso. En el mismo momento de la venta se cancela también la hipoteca y será el vendedor quien incurrirá en los gastos de cancelación. Si el nuevo comprador debe pedir otro préstamo hipotecario se deberá registrar una nueva hipoteca.

A efectos prácticos

En el día a día, la palabra hipoteca, se usa también para referirse al término préstamo hipotecario. De hecho, la segunda acepción de la definición de hipoteca de la RAE dice: Crédito garantizado por una hipoteca. Es decir que, si estás hablando con tus amigos o tu familia y dices que mañana vas al banco a pedir una hipoteca, no te sientas mal por no haber dicho crédito hipotecario. Si por algo te tendrías que sentir mal, es por ir directamente al banco y no haber conseguido las mejores condiciones hipotecarias con la ayuda de nuestros profesionales.

Consigue la mejor hipoteca

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍