Casas con piscina para refrescarte todo el año

Todas las ventajas de tener casa con piscina

Todas las ventajas de tener casa con piscina

No necesitamos muchas razones para saber que, si tiene piscina, una casa es mucho mejor. Si aún tienes dudas, te dejamos estos buenos argumentos para elegir una casa con piscina: 

  • Tu vivienda con piscina combate el calor: un baño refrescante en días calurosos te animará y te evitará sentir el agobio del calor sofocante. Incluso, un día especialmente cálido, te vendrá bien para bañarte antes de ir a la cama.
  • Báñate todo el año: ¿por qué solo bañarte en verano? Si tienes una piscina en tu casa, ya no tendrás que limitar tus baños a una época del año.
  • Haz ejercicio: cada día será una oportunidad para que hagas deporte, nades y ejercites tus músculos. La natación es un deporte donde haces cardio y te mantiene en forma. 
  • Relájate y ponte cómodo: además de practicar deporte, un buen baño te liberará del estrés y te permitirá relajarte. Un baño tonificante reconforta y te ayudará a desconectar. 
  • Diviértete: una piscina es también una razón para organizar eventos sociales donde reunir a la familia o a los amigos y pasar tiempo con ellos. Para los niños es una fuente de juegos y diversión, pero también lo es para los adultos.
  • Decora tu jardín: la piscina es un elemento en torno al cual gira el área exterior de tu casa. Desde tumbonas a mesas o colchonetas, todo complemento ayuda a dar mucha más vida a tu jardín.
  • Entretén a los niños: la piscina es clave para los niños. Su presencia les anima y les entretiene durante muchas horas. Recuerda que, si tienes hijos, debes tomar medidas de seguridad en torno a la piscina para que no se hagan daño.

Ahora bien, tener una casa con piscina también puede tener inconvenientes que debemos conocer. El principal inconveniente es que hay que preocuparse de su mantenimiento (con los costes que ello conlleva) para mantenerla limpia y en buen estado.  

Tipos de casas con piscina

Tipos de casas con piscina

Casas con piscina según su ubicación


Casas con piscina privada

Las casas con piscina privada son aquellas que disponen de una piscina en el terreno de su propia casa, generalmente en la zona exterior donde se encuentra también el jardín. También hay casas con piscina privada en una habitación interior, generalmente con la particularidad de ser climatizada, pero son casos menos comunes. 

Las casas con piscina privada exterior pueden tener una serie de elementos: verja, escaleras, trampolín o cubierta para la piscina. Antes de adquirir la casa con piscina deberíamos preguntar por todos ellos y asegurarnos de que conocemos su profundidad, litros totales y sistema de depuración. 

El mantenimiento de las casas con piscina privada implica generalmente la compra de un robot de piscina, productos químicos y cloros y redes para extraer las hojas que caigan en el agua. 


Casas con piscina comunitaria

Una casa con piscina comunitaria es aquella en la que no dispones de una piscina en el terreno que has adquirido, esta se encuentra en una zona común y la compartes con el resto de vecinos del edificio o zona residencial. 

La mayor ventaja de esta opción es que te puedes despreocupar del mantenimiento y la seguridad de la piscina. Sin embargo, los horarios serán menos flexibles, en horas punta puede haber mucha gente en la piscina y suele ser un espacio bastante ruidoso. Al final todo depende de cómo lo enfoques, puede ser una buena oportunidad de entablar amistad con tus vecinos y pasar buenos momentos con ellos. 


Casas según el tipo de piscina


Piscinas de arena

Las piscinas de arena son piscinas de lujo que simulan una playa. Disponer de una piscina de playa en casa proporciona una estética muy especial a tu casa y resulta sorprendente para quienes la visitan. La arena es suave al tacto y antideslizante, facilitando su uso a los niños y adultos.

Las piscinas de arena son piscinas de diseño que impactan por su atractivo y espectacularidad. Su objetivo es simular las playas paradisíacas o los hoteles de lujo para embellecer los jardines de las casas que las instalan. Es como estar en una hermosa cala dentro de tu propia casa donde poder relajarte.


Piscinas de fibra de vidrio

Las piscinas de fibra de vidrio son algunas de las más demandadas ya que su material es resistente a las complicaciones climatológicas y atmosféricas. Las piscinas prefabricadas de fibra, al ser más estancas, tienen menos probabilidades de perder agua. El precio de las piscinas de vidrio dependerá del fabricante, el tamaño (largo y alto), la forma y el sistema de filtración empleado.


Piscinas de poliéster

Las piscinas de poliéster son más baratas que las de hormigón y también más rápidas de instalar. La limpieza de una piscina de poliéster es más sencilla y no requiere de mucho esfuerzo de mantenimiento. Tener tu piscina de poliéster limpia y como nueva no te llevará tiempo ni un desembolso elevado. Si tu casa tiene una piscina prefabricada de poliéster quedarás satisfecho por el tiempo que dura y por lo bien que se adapta al entorno.


Piscinas de hormigón

Las piscinas de hormigón son las más frecuentes y requieren de hacer obra en la casa. El precio orientativo por construir una piscina de hormigón parte de los 10.000€ y dependerá del tipo de hormigón, del tamaño de la piscina, de la forma y de los acabados que se busquen. Estas piscinas suelen ser muy versátiles y tú escoges el diseño que quieres, acorde con el terreno donde quieras instalarla. Este tipo de piscina ayuda a revalorizar la vivienda.


Casas según la construcción de la piscina


Piscinas de obra

Las piscinas de obra son aquellas que construyes ad hoc para una casa. La piscina de obra se diseña y se instala de forma personalizada. Son la mejor opción si cuentas con un espacio limitado, en un terreno con una forma o inclinación concretas y quieres aprovechar mejor el espacio. El tiempo de media que se tarda en construir una piscina de obra es de unos 3 días, aunque depende de la empresa que realice la obra. 


 Piscinas prefabricadas

Las piscinas prefabricadas, en cambio, son aquellas que ya vienen con una forma predeterminada y las instalas en tu casa. Las piscinas prefabricadas son mucho más económicas que las de obra (entre un 30% y un 40% de ahorro) pero están limitadas por el tamaño, que no suele superar los 10 metros de largo