Encuentra el piso de segunda mano perfecto

¿Qué puede interesarme de un piso de segunda mano?

¿Qué puede interesarme de un piso de segunda mano?

Si tenemos que elegir entre un piso de segunda mano o uno de obra nueva a estrenar, podemos pensar que siempre será mejor estrenarlo. No obstante, hay tres buenas razones para optar por uno de segunda mano:

  • El piso de segunda mano será más barato, probablemente te salga más a cuenta comprarlo y después reformarlo que comprarlo nuevo.

  • Un piso usado puedes encontrarlo en zonas más céntricas. El mercado inmobiliario está copado y apenas se construyen nuevos edificios en el centro, es más probable que lo encuentres de segunda mano en una buena zona.

  • Puedes encontrar pisos más grandes o con decoraciones clásicas en edificios señoriales.

Lo que sí deberás tener en cuenta es que la distribución del piso de segunda mano puede estar anticuada y también los materiales empleados. Asegúrate al comprarlo de que todo ello puede mejorarse y no hay desperfectos imposibles de solventar.

Si compro un piso de segunda mano…¿qué debo tener en cuenta?

Si compro un piso de segunda mano…¿qué debo tener en cuenta?

Es bastante común que, cuando vayamos a comprar un piso, este sea de segunda mano y no de obra nueva. Al tratarse de un piso por el que ya han pasado otras personas, es importante que el día de la escritura tengas o te entreguen todo esto:

  • Llaves del piso y las copias

  • Mando del garage (si está incluído)

  • Contacto del administrador

  • Certificado de eficiencia energética

  • Últimos recibos de luz, gas y agua. Asegúrate de que ya lo tengan todo dado de alta o será muy complicado de hacer

  • Entrega del título de propiedad

  • Foto de dni de los propietarios

  • Cédula de habitabilidad (nunca está de más asegurarse)

  • Recibos de los electrodomésticos (si los tuvieran o te los entregan con ellos)

Además, es importante asegurarnos de que:

  • El piso de segunda mano se entrega libre de cargas

  • El piso se entrega al corriente de pagos (IBI, etc)

  • El piso no está sometido a ningún contrato de alquiler o régimen de protección especial

  • El piso no tiene a nadie empadronado allí

  • No hay anotaciones preventivas de embargos o cargas judiciales sobre el piso