La convivencia a veces puede llegar a ser molesta sobre todo cuando se trata de la cohabitación en un edificio. Y es que cuando estamos en casa tanto en nuestro tiempo libre como en las horas de descanso, nos gusta disfrutar de la calma y la tranquilidad que aporta un hogar. Algunos vecinos pueden llegar a ser molestos con sus fiestas a deshoras, sus discusiones conyugales, la reforma escandalosa de al lado o los ladridos de sus mascotas, pero…Keep calm! En el post de hoy te contaremos todas las etapas para llegar a la normalización de esta situación y lidiar con estos vecinos ruidosos.

Estos ruidos en la comunidad pueden producirse por situaciones diferentes y, antes de nada, tendríamos que saber cual es la causa y con qué periodicidad se da. El ruido de los vecinos puede que sea algo eventual o que se repita en el tiempo y puede estar justificado o no estarlo. Si vamos a realizar una reforma en nuestra casa deberíamos de informar a la comunidad con antelación, ya que en un periodo de tiempo nuestra actividad ocasionará ruidos en la comunidad. Si hay un aviso, los vecinos no se molestarán y te agradecerán el gesto. En cambio, si los ruidos de nuestros vecinos son repetidos y no justificados, tendremos que acudir a ellos para hablar sobre el tema y así llegar a una solución.

1. Hablando con los vecinos ruidosos se arreglan las cosas

Nuestro primer consejo en estos casos es hablar directamente con el vecino que nos está generando el problema. En la mayoría de los casos estos conflictos acaban en esta etapa, siempre y cuando lo tratemos de una manera calmada y respetuosa. Solo tenemos que explicar cuál es la razón por la que nos molesta el ruido con tranquilidad y educadamente.

2. Aviso al presidente sobre los vecinos ruidosos

Si nuestras buenas intenciones y formas no funcionan, deberemos de ir al segundo paso. En este caso nos dirigiremos al presidente o administrador de la finca, el cual intervendrá como mediador. Este nuevo protagonista se comunicará directamente con el vecino problemático y le expondrá cual es este problema de convivencia. Este administrador tiene conocimientos de la normativa por lo que podrá tomar medidas legales si fuese necesario.

Además, deberemos de hablar con el resto de los vecinos. Este paso nos ayudará a comprobar que en realidad este ruido que nos molesta es un problema comunitario. De esta manera, podremos conseguir apoyos para lidiar con este vecino ruidoso.

Durante todo este proceso no podemos perder la calma ni utilizar la venganza provocando situaciones ruidosas, no es la decisión acertada y puede que con estas acciones se empeoren las cosas.

3. Pasamos a la normativa de actividades ruidosas

Nos encontraremos en esta etapa cuando ninguna de las dos situaciones anteriores haya funcionado. La ley nos defiende ante los vecinos ruidosos por lo que tendremos que echar un vistazo a la normativa. Esta normativa será diferente si el vecino es un inquilino en alquiler o si es un propietario:

  • Si es un inquilino, en primer lugar, tenemos que hablar con el arrendador. El arrendador podrá finalizar el contrato de alquiler por causar actividades molestas (artículo 27.2 de la ley 29/94 de arrendamientos urbanos).
  • Si es un propietario, antes de comenzar con los tramites de denuncias por ruidos, hablaremos con el administrador o presidente. Éste puede utilizar la ley de propiedad horizontal con el artículo 7.2. Este articulo nos dice que no se pueden desarrollar acciones insalubres o molestas en una vivienda). De esa manera podremos demandar de manera escrita el cese de la actividad ruidosa que está ejerciendo. Si después de este escrito de cese de la actividad siguen persistiendo los ruidos, podremos ir a la vía judicial, mediante un juicio ordinario. Para pasar a esta medida, tendremos que conseguir la autorización de la comunidad de vecinos.

4. Denuncias por actividades ruidosas

Las normativas referentes a ruidos no son las mismas en toda España, cada localidad cuenta con unas normativas municipales diferentes. En general, todas las normativas coinciden que, en horario de descanso, de 22:00 a 08:00 horas, no puede haber ruidos molestos. La policía de cada localidad puede actuar y tomar las medidas necesarias para solventar la situación.

5. Aislamiento acústico, otra solución para los vecinos ruidosos

Si lamentablemente aún no hemos conseguido darles solución a estos ruidos desesperantes en nuestra vivienda, tenemos una solución que te puede interesar. Esta alternativa sirve tanto para el vecino ruidoso como para el afectado por los ruidos. Una posible solución con la que podemos contar es el aislamiento acústico, una reforma de la vivienda que ayuda a reducir el ruido y, a su vez, a reducir la contaminación acústica que puede afectar a nuestros vecinos. Para ello tendríamos que saber de dónde procede el ruido, elegir el aislamiento más adecuado e instalarlo. Como dato importante, algunas Comunidades autónomas ofrecen subvenciones para el aislamiento acústico de las viviendas.

Solicita presupuesto gratuito para aislar tu hogar

Tener ruidos molestos en tu hogar no es plato de buen gusto para nadie. Cuando estamos en nuestra casa nos gusta rodearnos de tranquilidad y calma sin que los vecinos ruidosos nos atosiguen con sus ruidos. Si en algún momento te encuentras en esta situación, esperamos que con los consejos que te hemos dado puedas arreglar la situación y disfrutar de nuevo de esa admirada tranquilidad.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍