El gotelé es un elemento decorativo habitual en la mayor parte de hogares españoles. Se trata de una técnica de pintura mural que tiene como resultado un acabado grumoso e irregular. Esta peculiar textura, que en inglés es conocida como “popcorn” (palomitas), se consigue esparciendo pintura al temple más espesa de lo habitual, de manera que durante el proceso de aplicación aparezcan estos característicos grumos o gotas que al secarse dan lugar a este peculiar acabado.

La llegada del gotelé

El nombre de gotelé proviene del término francés “goutte”, que se puede traducir como gota o como gotita. La técnica apareció en los años 30 del siglo pasado, pero el gotelé no llegó a popularizarse hasta los años 60 y 70, convirtiéndose en estas décadas en uno de los elementos más comunes de las casas en España. La popularización del gotelé debe contextualizarse durante las masivas migraciones rurales de la década de los sesenta, un momento en que el mercado inmobiliario creció hasta un 40%.

Lectura recomendada:  Cómo pintar tu casa como un auténtico profesional

Este éxodo obligó a emplear un sistema de construcción rápido que pudiera dar respuesta a la creciente demanda de nuevas viviendas en las áreas urbanas. Las nuevas construcciones, pero, solían tener algún que otro defecto debido a la velocidad de su edificación, como por ejemplo problemas de desniveles. El gotelé se presentó como la solución a estos problemas, ya que con su gruesa textura es capaz de disimular estos defectos de construcción.

La bienvenida de una nueva moda

Hoy en día, la mayoría de hogares españoles todavía tienen al menos alguno de sus muros recubiertos con gotelé. Mientras que esta técnica presenta ventajas como su propiedad de aislamiento acústico, actualmente hay una demanda creciente de retirada de gotelé, hasta existe una página web (www.quitarelgotele.com) dedicada, exclusivamente, a la eliminación de este elemento de las casas.

Lectura recomendada:  Pintura a la tiza, un estilo que te enamorara

Esta desafección con esta técnica y la obras para retirarlo ha puesto al descubierto un riesgo hasta ahora desconocido: en las primeras obras con gotelé se empleaba el amianto, también conocido como asbesto, un grupo de materiales metamórficos fibrosos y muy resistentes, que fueron usados extensivamente por el sector de la industria durante el siglo pasado. Este material, pero, fue prohibido por la Unión Europea a causa de su toxicidad como causante de hasta tres clases de cáncer.

En el próximo post hablaremos sobre la toxicidad del amianto y explicaremos como eliminar el gotelé sin poner en riesgo la salud de nuestras familias.

Autor

Housfy
Housfyhttps://housfy.com/valora-tu-piso
La alternativa digital a las agencias inmobiliarias. Vende tu piso de particular a particular y en menos de 90 días.

Recomendamos

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!