No nos cansaremos de repetir que en el mundo empresarial el cambio es constante. No hay sector que se salve. Incluso los sectores más clásicos como el inmobiliario o el bancario no han escapado. En el mundo de la venta de pisos hemos visto como la inmobiliaria online sin comisiones es tendencia. Pero, ¿hacia dónde se dirige la banca? La banca como la entendemos tiene los días contados y en la especialización puede estar la clave. De este precepto nace el concepto de banco inmobiliario.

¿Qué entendemos por banco inmobiliario?

Un banco inmobiliario no es más que aquel que se especializa en préstamos hipotecarios. En el Reino Unido, cuna del mercado financiero, este tipo de sociedades son conocidas como “Building Society”. Compiten de tu a tu con los bancos tradicionales en los servicios de banca de particulares, pero en concreto en hipotecas. Son expertos en este sector, y pueden darte unas condiciones hipotecarias espléndidas.

¿Qué ventaja tiene para el consumidor?

Contratar la hipoteca con un banco inmobiliario tiene varias ventajas para el consumidor. Al ser un banco especializado, pueden ofrecer un producto más competitivo en cuanto a precio. A diferencia de los bancos convencionales, el banco inmobiliario se focaliza en el mercado de las hipotecas. Debido a ello, su oferta de producto puede ser más extensa y atractiva. Y no sólo eso. El asesoramiento comercial será seguramente mucho más preciso, dinámico y conocedor del producto y además no deberás sufrir por las vinculaciones.

Banco inmobiliario

¿Qué gana entonces el banco inmobiliario?

Uno podría pensar que centrar el negocio únicamente en hipotecas es perder oportunidades. Con la venta cruzada una empresa puede ganar mucho dinero. Ofrecer productos complementarios al producto inicial es lo que hacen la mayoría de bancos con las vinculaciones. Un cliente viene a por una hipoteca y sale con una hipoteca, un seguro de vida y una cuenta con la nómina vinculada de saque. Y es correcto, el banco inmobiliario pierde la oportunidad de ingresar el dinero del seguro y de vincular la nómina del cliente. Sin embargo, si lo hiciera, quizás el cliente ya no iría a este tipo de entidad. En vez de preguntarnos qué gana, podríamos preguntarnos qué pierde el banco inmobiliario si…

El valor añadido del banco inmobiliario es su especialización. Pese a perder un dinero inicialmente, gana mucho más al atraer a un número mayor de clientes interesados en su producto. Además, tener a un cliente contento es la base de una buena relación. Y si la relación debe durar los 20, 25 o 30 años que dura una hipoteca, más vale empezar con buen pie.

¿Es la mejor alternativa?

El banco inmobiliario no tiene por qué ser la mejor alternativa. Lo será si te conviene. Todo depende de tus gustos como consumidor. Hay quien quiere pagar pocos intereses sin importarle las vinculaciones. Otros, en cambio, prefieren pagar de más y no vincularse. Según qué perfil, querrá negociar las comisiones de amortización y cancelación y otros preferirán agotar el préstamo. Según los intereses que tengas hay una hipoteca hecha a tu medida, pero falta encontrarla. Y a eso se dedican nuestros expertos en hipotecas. Ahórrate el tiempo de búsqueda y consigue condiciones inigualables con Housfy.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍