La casa domótica ya es una realidad. Una vivienda interconectada capaz de actuar por ella misma. Facilitarte el día a día, ahorrarte tiempo, dinero y rebajar el consumo energético son algunas de sus ventajas. Para considerar una vivienda puramente domótica la vivienda debe contar con una centralita. A través de esta centralita se programan todas las funciones que luego se realizarán a través de los sensores. Sin embargo, el uso de los smartphones ha revolucionado el mercado. Ya no es necesaria una centralita y una reforma integral para automatizar tu casa. Al menos para realizar las funciones más básicas.

Reforma tu casa con housfy

Casa domótica: Primeros pasos

Ok Google. Con este sencillo comando y dando una orden tu casa cobra vida. Los sensores de reconocimiento de voz de Google, Apple o Amazon, han hecho que la automatización de los hogares pueda llegar a todos los públicos. Pese a no ser un sistema domótico cableado ni muy complejo, estos sistemas han ayudado a hacer palpable y más común la casa domótica. Son sencillos de utilizar y con una simple orden puedes hacer que se apaguen las luces. También podrás poner tu canción favorita o mantener la temperatura del hogar estable. Lo mejor de todo, es que lo harás sin tener que mover un dedo.

No obstante entrañan algún que otro problema. Deberás de buscar aquellos dispositivos que sean compatibles con el aparato en cuestión. Cada casa tiene sus normas y tendrás que adaptarte a ellas. Además, al funcionar sin cables, las ondas pueden saturarse. Esto afectará a su funcionamiento negativamente. Si buscas tener una casa domótica 100% eficiente, deberás invertir más dinero. La solución pasará por una reformar tu hogar e instalar un sistema domótico por cable.

Electrodomésticos inteligentes

La conjunción entre tecnología, internet y smartphone es sinónimo de espectacularidad. Una casa domótica no lo es sin los nuevos electrodomésticos inteligentes. Podrás hacer que se pongan en marcha o realicen la función que deseas desde el trabajo o el cine. Estos electrodomésticos se conectan por wifi y reciben las órdenes que se le da desde la centralita. En este caso tu smartphone o Tablet. Encender el friegaplatos desde el trabajo y cambiar el programa de la lavadora en el gym ya es posible. Incluso cocinar un pollo al horno cuando sólo quede el perro en casa.

casa domótica

La nueva gamma de electrodomésticos inteligentes ya está aquí. Sólo es cuestión de tiempo que sean un habitual en los hogares comunes. No están conectados a una centralita, pero si que automatizan, actúan por si solos y ahorran energía. Por ello, en una casa domótica no pueden faltar.

Casa domótica: La revolución

Los lectores de voz o los electrodomésticos inteligentes no son nada comparado con lo que viene a continuación. Si quieres llevar tu casa domótica al siguiente paso, tendrás que hacer una reforma e instalar un sistema por cable. El desembolso inicial será más fuerte que el que requiere la domótica básica pero merece la pena. Un sistema por cableado, garantiza un correcto funcionamiento de la casa domótica y un mayor ahorro energético. Como va por cable, la señal no se satura. Como consecuencia podrás realizar muchas más acciones a la vez sin que algo falle. Pero, ¿Qué se puede realizar?

En términos de seguridad, la casa puede llamar a los bomberos en caso de incendio o inundación. Puede también detectar escapes de gas y dar el aviso o bien llamar a la policía si hay un intruso. En términos de ahorro energético la cosa va a más. Abrir y cerrar las persianas en función de la luz solar, mantener el hogar a una misma temperatura, regar el jardín, o apagar, encender la luz. Los detectores de movimiento, de calor, de luz, o de humedad serán los encargados de dar la señal a la centralita. Al recibirlas, esta dará la orden en función de tus prioridades. Así funciona una casa domótica y así ahorrarás energía, tiempo y preocupaciones.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍