¿Se puede echar a un inquilino para vender mi piso?

inquilino

¿Puedo vender un piso con inquilino? Aunque muchos piensan que no, lo cierto es que ¡sí! Se trata de una operación posible y totalmente legal que muchos propietarios hacen al tener su vivienda en alquiler. Aunque al principio los propietarios prefieran alquilar una vivienda, llega un momento en el que se plantean venderla, y es ahí donde comienza la preocupación por parte del inquilino.

¿Tienes una vivienda para alquilar?¡Cobra, sin excepción, tu alquiler el día 15 de cada mes!

¿Qué pasa con el inquilino cuando el propietario quiere vender?

Si eres inquilino, lo primero que tienes que tener en cuenta es si la vivienda está registrada en el Registro de la Propiedad o no. En caso de no estarlo, el propietario está en pleno derecho de ponerlo a la venta cuando le sea conveniente. No en vano, firmar un contrato de alquiler entre propietario e inquilino supone unos ciertos derechos y obligaciones.

Pero, ¿y si quiero vender piso con inquilino que tiene contrato de larga duración?

Como ya hemos explicado en varios posts, el contrato de arrendamiento varía en función de los años. Es cierto que haciendo un contrato de tres años el inquilino se asegura una cierta estabilidad. No en vano, aun teniendo este tipo de contrato, el propietario de la vivienda arrendada puede poner a la venta el inmueble.

Sin embargo, teniendo en cuenta la Ley de Arrendamientos Urbanos, el propietario debe sujetarse al artículo 9, el cual habla sobre la duración del contrato. En caso de que el inquilino haya firmado un contrato de tres años, el propietario del inmueble no podrá hacerle abandonar la vivienda hasta que venza dicho contrario. Eso no significa que no pueda recuperar la vivienda para venderla. Sin embargo, lo que ha de estipular en el contrato de venta es que el piso tendrá inquilino hasta la fecha del fin del contrato.

Por consiguiente, si la vivienda está inscrita en el Registro de Propiedades y el inquilino tiene un contrato formalmente firmado, el dueño del piso no podrá echar a un inquilino.

Estos son los casos en los que el arrendador puede echar al arrendatario

Según la normativa vigente en términos de alquileres en España, solo existen cuatro situaciones en las cuales el propietario de la vivienda puede echar al inquilino de ella. Estos cuatro casos son los siguientes:

  • Una vez haya finalizado el contrato de arrendamiento. En el supuesto caso en el que el llegue la fecha de finalización del contrato, el arrendatario debe dejar la vivienda en la fecha indicada en el acuerdo. Aún así, el arrendador debe de avisar con mínimo 30 días de antelación que no tiene intención de renovar el contrato de alquiler.
  • Si el inquilino no abona las mensualidades. Es de obligado cumplimiento que los arrendatarios abonen las mensualidades a tiempo. Si no es así, el propietario de la vivienda tiene derecho a solucionar este problema de impago de las rentas por vía judicial, haciendo que se decrete el abandono por parte del inquilino de la vivienda.
  • En caso de que el propietario necesite la vivienda por causas mayores. Es posible que el arrendador por una causa que no puede eludir necesite la vivienda para su uso propio, como por ejemplo, dejar que viva allí un familiar de primer grado. En esta situación si solo ha transcurrido un año desde que la vivienda se alquiló, el inquilino se tendrá que marchar.
  • Si el inquilino no cumple con lo acordado en el contrato. Como sucede con todos los contratos, el contrato de arrendamiento tiene una serie de obligaciones, las cuales tanto arrendador como arrendatario deben cumplir. Si el inquilino incumple alguna de las cláusulas acordadas, tendrá que abandonar el domicilio.

echar inquilino

Preferencia por parte del inquilino para comprar el piso

Ser inquilino de un piso alquilado y encontrarte con esta situación, seguro que no ha sido plato de buen gusto. Teniendo en cuenta cómo está creciendo el mercado inmobiliario y que cada vez más gente ve la rentabilidad de la venta de un inmueble, son muchos los propietarios los que se han lanzado a la piscina.

Si eres arrendatario tienes dos opciones: o buscarte otra vivienda o plantearte comprarla. En muchas ocasiones, tal y como advierten los expertos, es más rentable comprar un piso que alquilarlo. Especialmente si quieres comprar un piso en Barcelona o en Madrid.

Por ello, si eres uno de esos inquilinos que están en duda, no te olvides que tienes preferencia hacia el resto. Es decir, el inquilino tiene un plazo máximo de 30 días para comunicar al dueño del hogar que está interesado en la vivienda. Si no comunicara su interés, la vivienda podrá ser vendida a un tercero.

Si estás interesado en poner a la venta tu casa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, en Housfy estaremos encantados de ayudarte a vender tu piso.

¿Tienes una vivienda para alquilar?¡Cobra, sin excepción, tu alquiler el día 15 de cada mes!
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

2 Comentarios

  1. Roberto 19 de mayo de 2022
    • Housfy 19 de mayo de 2022

Deja una respuesta