El aval hipotecario solía ser un recurso muy utilizado para que el banco nos concediera una hipoteca. Sin embargo, esos tiempos quedan lejos ahora. El avalista es una figura que encontramos cada vez menos en los préstamos hipotecarios. Esto sucede en gran parte porque se prima la solvencia del titular ante todo. Pero también se debe a la aparición de la dación en pago que ha hecho que la figura del avalista sea cada vez más irrelevante. Pese a ello, todavía hay préstamos que se conceden gracias al aval hipotecario. Hoy te contamos qué es y qué consecuencias implica para el avalista.  

Consigue tu hipoteca

Qué es un aval hipotecario

Podríamos definir el aval hipotecario como una especie de garantía en caso de impago del titular de la hipoteca. El Banco de España define el aval como una forma de asegurar el cumplimiento de obligaciones económicas. Es decir, un seguro extra que permite a una entidad financiera saber que hay alguien dispuesto a cumplir con las obligaciones económicas del préstamo a además del titular; el avalista.

Requisitos para que nos acepten el aval hipotecario

Actualmente la figura del avalista ha perdido importancia. Tras el batacazo de la banca en 2008 las entidades financieras se han puesto más estrictas a la hora de conceder hipotecas para evitar que la historia se repita. Quien hoy en día pide una hipoteca debe cumplir con todos los requisitos, y el aval hipotecario sólo sirve para acabar de decantar la balanza hacía el sí en aquellas operaciones que andan justas en algún aspecto en concreto.

Así pues, si queremos que el banco nos conceda un préstamo no habrá más remedio que cumplir con los siguientes requisitos: 

  • Disponer de unos ahorros del 20% del valor del inmueble más los gastos de compraventa. 
  • Que la cuota hipotecaria más tus préstamos no superen el 30% de tus ingresos
  • Contar con un contrato fijo de más de dos años, o ser funcionario.

Solo en el caso que no podamos cumplir con alguna de estas tres condiciones por poco, podemos intentar que el banco nos conceda el préstamo hipotecario aportando el aval. Para ello, el avalista también tendrá que cumplir con ciertos requisitos. 

  • Solvencia económica para poder asumir el pago de las cuotas.
  • Deuda cero: El avalista no debe tener ninguna deuda y suficiente patrimonio para que le sirva como garantía al banco. 

¿Con qué responde un avalista?

Si tanto avalista como avalado cumplen con estos requisitos previos se podrá avalar un préstamo. Sin embargo, avalar un préstamo conlleva ciertos riesgos. 

En el Código Civil se indica que el avalista tiene la obligación de responder con sus bienes presentes y futuros para pagar la deuda. ¿Qué significa esto?  Que en caso que el titular no cumpla con sus obligaciones debe ser el avalista quien se encargue de pagar la hipoteca. Para hacerlo, deberá responder con su nómina o pensión hasta el mínimo embargable

Aval hipotecario - pago

Si con esto no fuera suficiente, el avalista deberá saldar la deuda con los saldos de fondos de inversión, acciones e incluso inmuebles. En caso de que el titular fallezca, la obligación por parte del avalista seguirá vigente y si es el avalista quien muere, serán sus herederos quienes deberán afrontar la deuda. Por ello, antes de firmar una hipoteca con aval hipotecario uno debe estar seguro de lo que hace.    

Dación en pago

Con la aprobación de la ley hipotecaria ha entrado en vigor la dación en pago. Es decir, que los hipotecados que no puedan hacer frente a su deuda, podrán responder de ella con el propio inmueble. Antes de la aprobación de la dación en pago, la figura del avalista tenía sentido porque era quien debía responder de la deuda al no haber otra alternativa posible. 

Con esta ley, la figura del avalista pasa a un segundo plano, ya que deja de ser necesaria. De hecho, los bancos difícilmente podrán reclamar el pago al avalista mientras la deuda se pueda solventar con la devolución de la vivienda.

Cómo conseguir la mejor hipoteca   

Puede que la figura del aval hipotecario ya no sea necesaria en la gran mayoría de casos. Puede también que sea ahora más complicado que en el pasado obtener una hipoteca. Pero, no todo está perdido. Sabemos que los bancos son más exigentes, pero también sabemos que en Housfy contamos con el mejor equipo de asesores hipotecarios. Así que, si existe alguna posibilidad, por pequeña que sea, de que puedas conseguir una hipoteca, esta está en Housfy.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍