Seguro que muchas veces habéis escuchado que alguien os preguntaba si donde vivíais era vuestra vivienda habitual. Si no conocemos el concepto, puede que muchos consideremos que tenemos una sola vivienda habitual. A pesar de que parezca una tontería, es imprescindible saber cuál es la vivienda habitual sobre todo a ojos de Hacienda, ya que no se tributa de la misma manera.

Vende tu piso en menos de 60 días

¿Qué es una vivienda habitual?

Para la Agencia Tributaria, una vivienda en la que se vive durante más de tres años hará que se constituya la residencia como habitual. Sin embargo, también existen algunas excepciones. Por ejemplo, la vivienda también se constituirá como usual si te has tenido que ir de ella por motivos relacionados con un cambio de domicilio, un matrimonio, traslado laboral… antes de que pasasen los tres años.

Una vivienda habitual también será aquella vivienda que se ocupa en un plazo continuado de 12 meses, desde la fecha de la adquisición. Y, por último, también se considera como vivienda usual aquella donde las plazas de garaje adquiridas se encuentren junto con la vivienda. Por lo tanto, solamente en estos tres casos se considera la residencia del contribuyente como la usual en el caso de que haya sido habitada de manera efectiva.

Lectura recomendada:  La tributación de la segunda vivienda, ¿cómo se realiza?

¿Qué se considera como una vivienda habitual?

Dudas frecuentes de la declaración de la vivienda habitual

¿Qué pasa si he tributado como una vivienda habitual sin serlo?

Normalmente, las viviendas habituales desgravan en la declaración de la renta. En caso de que hayas tributado como vivienda habitual sin serlo, seguramente tendrás que devolver la deducción por adquisición que hayas practicado de manera indebida. Por lo tanto, una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de hablar de vivienda habitual, es que en ningún momento se habla de la necesidad de aparecer en la hipoteca.

Y teniendo en cuenta la vivienda habitual… ¿Cuál es mi domicilio fiscal?

Para Hacienda, el domicilio fiscal es aquella vivienda sobre la cual tendrás que hacer la declaración de la renta. Es decir, es aquel lugar donde cada tributante tenga su residencia habitual.

¿Hay diferencias según el tipo de inmueble que sea?

En primer lugar, hablaremos de la vivienda usual. Se trata de un tipo que no genera rentas, pero que, aun así, hay que incluirla en la declaración de la renta. En segundo lugar, la adquisición de viviendas enfocadas en el alquiler.

En este caso es totalmente diferente, ya que, si se obtiene un capital inmobiliario por su alquiler, y, por consiguiente, hay que declararlo en Hacienda. Se tributa de manera general analizando la diferencia entre los ingresos y los gastos.

Finalmente, en tercer lugar, encontramos las viviendas con imputación de rentas inmobiliarias. Se trata de lo que tributa una persona por tener un piso o una casa que no se considera vivienda habitual, es decir, por aquellas viviendas que no son de carácter permanente y que tienes en la playa, en la montaña… o cualquier vivienda que utilices como segunda opción.

Lectura recomendada:  Housfy, paso a paso. ¿Cómo vendemos tu vivienda?

Por consiguiente, saber cuál es tu vivienda usual es una parte esencial para hacer de manera correcta la declaración de Hacienda. Más vale prevenir que curar. Por lo que si no quieres tener que volver a pagar a la Agencia Tributaria por haber tributado mal durante sucesivos años, ten muy en cuenta lo que te hemos contado para validar lo que es una vivienda habitual.

Si estás interesado en poner a la venta tu vivienda habitual, puedes contactar con nuestros asesores, estarán encantados de ayudarte en todo el proceso y de encontrar los compradores perfectos para ti.

banner vivienda habitual

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍