¿Cuáles son los impuestos que no pagan los discapacitados?

impuestos-que-no-pagan-los-discapacitados

Una persona con deficiencias físicas, psíquicas o sensoriales, puede estar exenta de pagar algunos impuestos. Si bien es verdad que la exención del pago de tributos va ligado al grado de discapacidad y otros factores como la edad o las circunstancias personales, pueden llegar a reducir la cantidad de impuestos e incluso eximir el pago en algunos casos. También existen prestaciones económicas relacionadas con la educación, la atención sanitaria o comprar un piso. A continuación, entramos en detalle en los impuestos que no pagan los discapacitados. 

Exención de impuestos por discapacidad

Para poder beneficiarte de las ventajas fiscales ligadas a las personas con diversidad funcional, es necesario disponer del certificado de discapacidad que acredita el grado de minusvalía. Este certificado se solicita en los servicios sociales de la comunidad autónoma o del ayuntamiento correspondiente. Es importante tener en cuenta la documentación necesaria para su solicitud. 

Para poder reducir el pago de tributos o bien evitar completamente su pago, normalmente se requiere un grado mínimo de discapacidad. Pese a variar en función de diferentes aspectos, las normas se aplican por igual en estos dos casos:

  • Grado de minusvalía igual o superior al 33%.
  • Grado de minusvalía igual o superior al 65%.

Beneficios fiscales: impuestos que no pagan los discapacitados

Las ventajas fiscales pueden reducir el importe del tributo o, directamente, eliminarlo por completo. Para las personas con discapacidad igual o superior al 33% los beneficios fiscales más habituales son los siguientes:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).
  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).
  • Impuesto de circulación y de matriculación.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Reducción del IVA

Uno de los beneficios fiscales que pueden obtener las personas con una discapacidad igual o superior al 33% con su certificado correspondiente, es una reducción del IVA. Pueden llegar a pagar tan solo el 10% o el 4% en lugar del 21%.

  • Servicios por los que tienen que tributar el 4%. Compra de vehículo destinado al transporte de la persona con minusvalía, reparación de vehículos, productos sanitarios y servicio de ayuda a domicilio.
  • Reducción al 10% del IVA. En algunos casos como la reparación de la silla de ruedas, equipos médicos, entre otros.

IRPF para las personas con discapacidad

Uno de los impuestos que no pagan los discapacitados es el IRPF, es decir, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Este tributo deben abonar las personas físicas residentes en España y, tal y como el nombre indica, grava las rentas obtenidas durante un año natural. Es un impuesto obligatorio en el momento de vender una casa, ya que hay que dejar constancia de las ganancias patrimoniales de la compraventa. 

En el momento de fijar el IRPF de cada contribuyente, se tienen en cuenta las condiciones personales y familiares de cada caso. Es por este motivo que, las personas con diversidad funcional, pueden beneficiarse de esta ventaja, siempre y cuando se acredite mediante un certificado expedido por la IMSERSO o por el organismo competente de la comunidad. 

Impuesto de circulación y matriculación

En el primer caso, las personas con algún tipo de discapacidad igual o superior al 33% quedan exentas del pago del impuesto de circulación siempre que el vehículo sea destinado a su uso y esté matriculado a su nombre.

En el segundo caso, queda exento del pago del impuesto de matriculación siempre y cuando no haya aprovechado este beneficio en los 4 años anteriores o que no se venda o transmita en los 4 posteriores.

Deducciones por discapacidad 

Además de las desgravaciones para las personas con discapacidad, también existen deducciones para su entorno familiar. Es importante tenerlas en cuenta en el momento de hacer la Declaración de la Renta y marcar las casillas correspondientes.

Algunas de las más importantes son las siguientes:

  • Aportaciones al patrimonio protegido. Destinación de bienes, como dinero o inmuebles, para hacer frente a las necesidades vitales y que ayuden a afrontar su minusvalía. 
  • Obras e instalaciones de adecuación de la vivienda. En el caso de haber hecho alguna obra en la vivienda habitual antes del 2017, puedes optar a una deducción por ello. El importe máximo para la desgravación es de 12.080 €.
  • Por familia numerosa o con personas con discapacidad a cargo. Tanto por cada descendiente como por ascendiente o bien cónyuge con discapacidad, hasta 1.200 € anuales.

¿Deben pagar la plusvalía municipal?

Al igual que en el caso anterior, el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, o, más conocido como plusvalía municipal, no contempla ninguna exención a las personas con discapacidad. 

¿Las personas con discapacidad pagan el IBI?

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), está gestionado por el Ayuntamiento correspondiente. Actualmente, la normativa reguladora no contempla ninguna exención o deducción a favor de las personas con diversidad funcional. Ya que se trata de un tributo que grava el inmueble y no al titular.

Así pues, hemos podido ver cuáles son los impuestos que no pagan los discapacitados o bien su entorno familiar en algunos casos. Es importante tenerlos en cuenta a la hora de hacer la Declaración de la Renta o de pagar cualquier tributo. Como bien sabemos, muchos de ellos afectan a la compraventa de viviendas. Es por eso, que en Housfy queremos facilitarte cualquier trámite. Nuestro equipo de expertos inmobiliarios te ayudará en cualquier proceso de compraventa para que no tengas que preocuparte por nada.

¿Cuánto vale mi casa?Realiza la valoración online y gratuita de tu vivienda en pocos minutos
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta