Cómo hacer una contraoferta inmobiliaria, y que te la acepten

contraoferta-inmobiliaria

Comprar una casa no es algo tan sencillo como establecer un precio y dar por sentado que ambas partes estarán de acuerdo; sino que, muchas veces, las negociaciones se pueden alargar semanas o incluso meses. Por eso, hay que saber cómo gestionarlas correctamente. En este artículo queremos explicarte cómo hacer una contraoferta inmobiliaria y que te la acepten para conseguir tu casa ideal.

5 pasos para saber cómo hacer una contraoferta inmobiliaria

Muchas veces los vendedores ofrecen precios superiores a los del mercado, porque ya cuentan con la posterior contraoferta que les harán los clientes. Por eso es importante conocer todos los factores que debes tener en cuenta para hacer una buena contraoferta inmobiliaria y comprar o vender tu vivienda por un precio justo.

Estos son los pasos que debes seguir para obtener un precio justo por tu vivienda.

Observa el estado del inmueble

Lo primero que tienes que hacer es ir personalmente a ver la vivienda y comprobar si te vale la pena adquirirla, teniendo en cuenta donde está ubicada, si tiene ascensor, qué reformas serán necesarias, si tiene suficiente luz, etc. 

Lo segundo que deberás hacer una vez verifiques que la vivienda está en buen estado es valorar si el precio que ofrece el vendedor es justo o está muy por encima del precio real que debería costar ese piso. En el caso de que tengas que negociar mucho dinero, no te interesa entrar en este terreno.

Si realmente crees que te interesa ese inmueble, fíjate en las partes buenas que tiene, pero también en los desperfectos, que son los que te ayudarán a negociar precio piso y llegar a un acuerdo con el propietario.

Comprueba el dinero que tienes para poder comprar

Antes de ponerte a negociar con el vendedor, debes estudiar tus finanzas personales y valorar cuál es el precio máximo que podrías pagar por tu inmueble. Las hipotecas son una buena solución para poder pagar tu inmueble durante muchos años, pero piensa que debes tener bastantes ahorros para poder pagar la entrada.

No quieras comprar un piso con un precio de entrada superior al dinero que tengas o con unas cuotas mensuales que no podrás afrontar con tu sueldo. Mientras negocias con el vendedor, puedes hablar sobre cómo tienes pensado pagarlo, eso dará la seguridad al propietario de que realmente tienes los recursos económicos.

Ofrece al vendedor una contraoferta inmobiliaria razonable

Cuando ya sepas el precio real que puede costar el inmueble y hayas comprobado que tienes los recursos para poder costearlo, es el momento de comenzar con la negociación. La contraoferta debe ser justa para ti, pero también para el vendedor, por lo tanto, debe ser una cifra razonable.

Si te excedes demasiado y le pides un precio muy bajo, puede hacer que el propietario pierda la confianza en ti y no quiera venderte el inmueble. En el caso de que no te sientas preparado para afrontar una negociación por ti mismo, siempre puedes acudir a un agente inmobiliario.

En el caso de que al vendedor no le interese el precio que le estás ofreciendo, tiene dos opciones: rechazar la oferta y no venderte el piso o hacer otra contraoferta inmobiliaria que tú tendrás que volver a valorar.

Pon tú los límites de tiempo

Es posible que el vendedor quiera alargar la negociación antes de hacerte una contraoferta, para ver si aparecen otros clientes que le pagan más. Por eso es importante que pongas tú los límites de tiempo, ya que está demostrado que una negociación corta es mucho más efectiva que las que se alargan demasiado.

El margen normal que se suele dar para poder evaluar una contraoferta inmobiliaria es de entre 4 y 6 días. Exigir un plazo más corto podría hacerte parecer desesperado y con un plazo más largo dejas demasiado tiempo de meditación al vendedor.

Controla tus emociones

Puede pasar que, cuando encuentres el piso de tus sueños, lo quieras ya y estés dispuesto a hacer cualquier cosa por conseguirlo, pero eso no es lo que debes mostrarle al vendedor en el momento de la negociación.

Muestra un interés natural y controlado por la vivienda y no vayas a visitarla más de dos veces. Además, cuando estés negociando con el propietario puedes dejar caer algún plan B de otro piso que estéis mirando. 

Eso hará que el vendedor mire más detalladamente vuestra oferta, ya que si detecta que estáis desesperados por conseguirlo, sabe que puede mantener el precio alto todo el tiempo que quiera y seguiréis interesados en adquirirlo.

Como has podido comprobar, hacer una contraoferta inmobiliaria con estas claves que te hemos explicado no es tan difícil. Aunque, el proceso se puede simplificar incluso más si quieres comprar una casa y encuentras un inmueble con un precio muy atractivo y no tienes que realizar contraofertas al vendedor. 

También, si eres propietario, quieres vender una vivienda y no te gustaría estar pendiente de contraofertas por parte de vendedores, en Housfy te ofrecemos las mejores condiciones para la venta de tu propiedad, con las que disfrutarás de una venta sin preocupaciones y con el mayor ahorro en comisiones.

¿Cuánto vale mi casa?Realiza la valoración online y gratuita de tu vivienda en pocos minutos
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta