Una hipoteca es un préstamo de larga duración, y durante la vida del préstamo nuestra opinión puede cambiar. Quizás diez años atrás no quisiste ni hablar de una hipoteca variable y sin embargo ahora no la descartarías. Puede que la política de tu banco haya cambiado o simplemente que quieras buscar una hipoteca con mejores condiciones. Todos pueden ser buenos motivos para querer un cambio de hipoteca. Sin embargo, no siempre es el momento idóneo para hacerlo. Hoy sabrás cuando es un buen momento para llevar tu hipoteca a otro banco y qué hay que tener en cuenta antes de hacerlo. 

Consigue la mejor hipoteca

Cambio de hipoteca y tipos de interés

El pago de intereses es una de las razones más extendidas para motivar un cambio de hipoteca. Por un préstamo hipotecario de un mismo importe, se puede pagar una cuota mucho más elevada en función de los tipos de interés aplicados. Por lo tanto, es lógico que nadie quiera estar pagando de más cuando los intereses de las hipotecas actuales son mucho más bajos. 

Si quieres ver la diferencia de intereses que acabarás pagando al cambiar la hipoteca de banco, lo más fácil es pedir un cuadro de amortización. Con él, podrás tener el importe de tu cuota mensual y saber qué parte se destina a pagar intereses cada mes. Sumando el total de intereses pagados al final del préstamo podrás ver la cantidad de dinero que podrías ahorrar con una subrogación de hipoteca

Capital pendiente

Otro de los factores a analizar antes de cambiar tu hipoteca de entidad bancaria es el capital pendiente. Si queda poco por pagar, quizás merece la pena intentar reducir el plazo de amortización aportando capital. Los costes que puede conllevar un cambio de hipoteca pueden superar los costes de amortizar el préstamo, que en algunas ocasiones puede ser nulo. 

Valoración del inmueble

Si quieres cambiarte de banco, debes saber que la nueva entidad tratará tu hipoteca como si fuera un nuevo préstamo. ¿Qué significa esto? Significa que el banco estudiará el riesgo de la operación y para ello tendrá que tasar de nuevo la vivienda

Si el capital pendiente de amortizar es superior al 80% del nuevo valor de tasación, el nuevo banco no podrá financiarte el 100% del capital pendiente. Es poco probable que pase, pero no imposible. 

Lectura recomendada:  Tasación vivienda: ¿Por qué es tan importante?

Cambio de hipoteca: Condiciones y cláusulas

La letra pequeña de un contrato también es importante. De una cláusula puede depender que la subrogación hipotecaria sea rentable o no. Pese a que la ley hipotecaria ha mejorado la transparencia y a favorecido al cliente, todavía hay que tener en cuenta todos esos factores a la hora de hacer un cambio de hipoteca. 

Vinculaciones

La ley hipotecaria prohíbe a un banco obligar a contratar un producto financiero como planes de pensiones o un seguro de vida como requisito mínimo para firmar una hipoteca. Sin embargo, no dice nada al respecto de las bonificaciones. O lo que es lo mismo, no prohibe que esa vinculación con el banco sirva para mejorar los intereses finales a pagar. 

Esta es una arma de doble hilo. Por un lado, pagas menos intereses, cierto. Pero por el otro quedas atado con tu banco y puede que acabes pagando más por tus productos vinculados. Por suerte, ahora puede que encuentres una hipoteca sin vinculaciones que en global te permita pagar menos a tu entidad. 

Nudo. Ataduras cambio de hipoteca

Comisiones

Las comisiones son otro de los puntos contractuales más conflictivos. Existe la comisión de subrogación que te obliga a pagar un porcentaje de la cantidad subrogada. Este porcentaje será máximo de un 2%. Por ello, si no quieres perder dinero con un cambio de hipoteca, estudia primero si los beneficios del cambio son superiores a los costes en comisiones.  

Costes de hacer un cambio de hipoteca

Antes de una subrogación hipotecaria debes siempre hacer un análisis de costes y beneficios. En el análisis tendrás que añadir como gastos el importe de la comisión de subrogación o la de riesgo de interés, además de los gastos de tasación y una posible comisión de apertura que te cobraría el nuevo banco.

En la parte de beneficios podrás contar los intereses que dejas de pagar, así como lo que te ahorras en caso de no tener obligaciones en tema de vinculaciones. 

No es algo difícil, pero tampoco es fácil. Son muchos factores a tener en cuenta y a veces uno cree que ha tomado la decisión correcta cuando en realidad se equivoca.

Para estar seguro de tu decisión, no hay nada mejor que dejarte asesorar por los mejores. Y los mejores, están en Housfy. Nuestros asesores financieros te ayudarán con la contratación de la nueva hipoteca para que el cambio de hipoteca sea un éxito rotundo. 

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍