Hoy en día los prestamos entre particulares se están convirtiendo en una buena alternativa a la hora de conseguir una hipoteca o financiación. Los intereses que ofrecen los bancos al realizar este tipo de operaciones cada vez son más elevados, por ello, prestar el dinero directamente a un familiar tuyo se convierte en la mejor opción.

Solicita tu hipoteca con Housfy

La familia es algo muy preciado que tenemos en la vida y es muy difícil decir no cuando de verdad necesitan ayuda, y más en cuestiones económicas. Un familiar tuyo te puede prestar una cantidad de dinero con un interés de un 0%. Pero esto no es tan sencillo, hay que hacerlo siguiendo unos pasos, para mostrar de esta manera, que dicho prestamos se ha realizado. Si no seguimos estos pasos, podríamos tener problemas con Hacienda, ya que pensarían que se trata de una donación y podría solicitarnos el gravamen correspondiente a ese importe.

¿Qué diferencia hay entre un préstamo y una donación?

Estos préstamos se han convertido en un mercado que está moviendo millones entre conocidos, y es por ello que ahora se quiere controlar y regular. Estas prestaciones suelen ser de carácter informal y tienden a quedarse en familia. Pero Hacienda ve un problema, y es la posibilidad de aprovechar esta relación cercana para defraudar a esta institución.

Cuando hablamos de préstamo nos estamos refiriendo a la acción de prestar una cantidad de dinero a una persona con la condición de que este tiene que ser devuelto. El préstamo no solamente lo dan los bancos, ya que puede ser una operación con intereses o sin intereses, dependiendo de si el que nos está prestando el dinero es una entidad bancaria o un conocido. Esta acción está registrada dentro del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD).

En cambio, la donación se refiere a la acción de dar sin esperar ninguna devolución. Este tipo de ayuda es muy habitual entre familias, sobre todo las donaciones entre padres e hijos. Estas donaciones tributan según la Ley 29/1978 del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Una ley que se constituye en un marco general y el Impuestos de Sucesiones y Donaciones cambiara en función de la Comunidad Autónoma en la que se realice.

La confianza no lo es todo

Cuando decidimos conseguir una financiación sin la necesidad de ir a una entidad, preguntamos a esas personas en las que confiamos para que nos ayuden. Pero, aunque este tipo de préstamos se basen totalmente en la confianza, lo correcto sería formalizar un contrato para que los dos participantes ganen y no salgan perjudicados. Con un contrato firmado, el que presta una cantidad de dinero, conseguirá una rentabilidad por la cantidad correspondiente a la ayuda, y el prestatario, el que obtiene la ayuda, obtendrá ese dinero con un interés mucho menor.

Contratos de préstamos entre particulares

El contrato del préstamo entre particulares se utiliza para formalizar la ayuda recibida por un familiar o conocido. Este acuerdo deberá ser registrado en Hacienda para que sea válido. La estructura del contrato variará en función de si el préstamo cuenta o no con intereses.

En los dos casos, existen datos imprescindibles que deben aparecer en el contrato de prestamos entre particulares, y son los siguientes:

  • Fecha y lugar de la realización del préstamo.
  • Datos personales de el prestamista y el prestatario.
  • La cantidad prestada.
  • Plazo del préstamo.
  • Especificar si se aplicaran o no intereses en esta operación.

A continuación, te mostramos detalladamente los modelos de los contratos de esas dos situaciones en las que te puedes encontrar:

préstamos familiares

Préstamo entre familiares con intereses

Préstamos familiares

Préstamo entre familiares sin intereses

 

Cuando se formalizan este tipo de contratos se tiene justificar, bien mediante el sello de un notario o frente a un tercero. También será de vital importancia guardar los justificantes de la ayuda recibida y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP). Aunque los préstamos entre particulares están expuestos al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, la ley que lo formaliza decreta que este tipo de préstamos entre particulares están libres de este impuesto.

Eso sí, en este caso es obligatorio presentar el modelo 600: Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales a la comunidad autónoma que corresponda a ese préstamo. Los pasos para realizarlo serían los siguientes: en el modelo 600 en el apartado de Autoliquidación marcar el recuadro 21 “Exento” y posteriormente en la casilla 22 “Fundamento del beneficio fiscal o no sujeción” anotar lo siguiente: «Préstamo exento según el artículo 45.1.B 15 del RDL 1/93»

¿Qué problemas pueden surgir sin no se tiene el contrato de préstamo entre particulares?

Uno de los problemas que pueden surgir es que Hacienda obligue al prestamista a declarar los intereses en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ya que puede suponer que habrá una retribución en esta operación. Si hubiésemos formalizado el contrato de préstamo entre familiares, Hacienda no pediría esa retribución, dejando al prestamista libre de pago.

Otro de los problemas que se puede plantear es que Hacienda piense que es una donación encubierta con el objetivo de no pagar intereses, en vez de un préstamo entre particulares. Las donaciones están supeditadas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, en cambio los préstamos están sometidos al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. En cambio, si se realizan bien las cosas y las dos partes firman un contrato de prestamos entre particulares, estos estarán sujetos de este tributo.

Si estás interesado en contratar una hipoteca, no dudes en contactar con nuestro equipo de Housfy Hipotecas, contamos con más de 80 brókeres que estarán encantados de ayudarte con todo el proceso.

préstamos entre particulares

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍