Cada mes, llega a vuestros hogares la polémica factura de la luz. Digo polémica porqué en los últimos meses hemos vivido subidas históricas del precio de la luz. De hecho, ésta llegó a su pico más alto en enero de 2017. Además, las principales compañías eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y Viesgo) están afrontando demandas y multas a causa de prácticas irregulares en los recibos de la luz y el gas. Cabe añadir, que según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) el 74% de los hogares no saben cómo se calcula la factura de la electricidad o el gas.

Por estas razones, es clave saber interpretar los números y variables de la factura de la luz. Esto os ayudará a evitar malentendidos con vuestra compañía y además es el primer paso para el ahorro.

Este documento acostumbra a tener de 3 a 4 páginas, pero nos centraremos solamente en lo importante: de dónde sale el importe final que debemos pagar. Para saberlo tenemos que fijarnos en:

  1. Potencia eléctrica
  2. Consumo eléctrico
  3. Impuestos y alquileres
factura de la luz

factura de la luz

Estas palabras las encontraremos normalmente en la segunda página de la factura bajo el apartado “Detalles de la factura” (Endesa), “Conozca al detalle su facturación y consumos” (Iberdrola) o “Las cuentas claras” en el caso de Gas Natural.

Potencia eléctrica

La potencia eléctrica contratada es aquello que pagaremos sí o sí, es decir, un término fijo. Aunque nos estemos alumbrando con velas durante un mes este importe va a aparecer en la factura. Se trata de lo que pagamos por los kilovatios (kW) que tenemos contratados. Es una sencilla multiplicación:

kW contratados x precio Kw x período facturado = potencia eléctrica contratada

A este importe debemos sumarle, como si de una autopista se tratara, el peaje de acceso. Fijados cada año por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo representan los costes por acceder a la red eléctrica.

Consumo eléctrico

Por otro lado, tenemos la variable consumo eléctrico que depende, esta vez sí, de lo que consumimos. Se mide por kilovatios/hora (kWh) y nos permite contratar la tarifa más adecuada según nuestras necesidades de ahorro. Por ejemplo, si durante el día no hay nadie en casa, pero por la noche es cuando más electricidad consumís os interesa tener una tarifa de “discriminación horaria”. Este tipo de tarifas abaratan el precio del kWh en las horas nocturnas.

Impuestos y alquileres de la factura de la luz

Finalmente, nos encontramos con los impuestos y alquileres. Tenemos el impuesto de la electricidad (un 5,11% aproximadamente) que representa un porcentaje muy pequeño respecto al IVA del 21% y también va incluido en la factura. Los alquileres son el importe que pagamos mensualmente por el contador (a no ser que contéis con uno propio, cosa no muy habitual).

Ahora que ya sabéis todo lo que necesitáis sobre la factura de la luz ya podéis ponerlo en práctica. ¡El de marzo está a la vuelta de la esquina!

En Housfy hacemos que el proceso de venta de tu piso se vuelva una tarea sencilla. Para eso estamos contigo desde el principio asesorándote e informándote de todo el proceso de compraventa de tu inmueble sin comisiones de agencia. De este modo solo tendrás que pensar en que hacer con el dinero ahorrado. ¡Contáctanos e infórmate sin compromiso!

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍