En los últimos años Lisboa, la capital de Portugal, ha vivido un crecimiento asombroso, en todos los aspectos: cultural, económico, social, etc. Ciudad de emprendedores, artistas, soñadores y librepensadores, tiene muchas de las condiciones para convertirse en la nueva ciudad de moda del sur de Europa. Su buen clima, el cálido ambiente y la diversidad del entorno hacen de esta ciudad un entorno propicio para una buena calidad de vida.

Prueba de ello son las 40.000 viviendas vendidas en 2017, un 28% más que en 2016, además de la subida del precio del metro cuadrado, un 14% el último año y un acumulado del 37% en los últimos 3 años. Dicho crecimiento no solo se debe a la recuperación del mercado inmobiliario, también es debido la demanda para vivir en la ciudad en los últimos años. Lisboa va camino de ser una nueva ciudad de moda en el sur de Europa.

Lisboa, ¿la nueva Barcelona?

 

Barcelona, el gran referente

La capital catalana empezó a posicionarse como destino habitual en el sur de Europa desde sus Juegos Olímpicos, el evento que la dio a conocer al mundo. Además, su clima, geografía, nivel de vida y su riqueza cultural y social atraen a decenas de miles de personas año tras año para vivir en la ciudad.  La tendencia sigue creciendo, por ahora, y seguirá, pero es cierto que con el tiempo habrá gente que se marche o que se decante por otras ciudades, debido a la subida de precios, el encarecimiento del coste de vida y la dificultad de encontrar vivienda, por no hablar de la sobrepoblación de la urbe.

Lisboa, ¿la nueva Barcelona?

Vivir en Lisboa

La ciudad vive su particular despertar inmobiliario. Los pisos del centro ya no bajarán de 5000€ por metro cuadrado porque se vende todo y rápido. Lisboa está de moda, esa es la realidad. La oferta es limitada, eso limita las opciones de los compradores que no se lo piensan dos veces a la hora de tomar una decisión. Las vistas al Tajo, la riqueza geográfica, la belleza de sus edificios, el buen ambiente por las noches, su oferta cultural, hay mil razones por vivir en la capital portuguesa.

El mercado inmobiliario en Portugal

Por tercer año consecutivo, en 2017, la inversión en Portugal rebasó los 1.000 millones de euros. El aumento es a escala nacional, el turismo ha crecido un 15% anual, no obstante, el auge inmobiliario se concentra en Lisboa.

Los precios suben, las empresas no encuentran oficinas y los vecinos tienen que abandonar su vivienda por la subida de precios. En 2017 la inversión llegó a 1.250 millones de euros, la más alta desde 2006, solo superada por 2015, una excepción, debido a una caída en 2017 por falta de producto ya que las viviendas más demandadas ya fueron vendidas en años anteriores.

 

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍