Poner una vivienda a nombre de un hijo: ¿vale la pena?

poner-una-vivienda-a-nombre-de-un-hijo

Poner una vivienda a nombre de un hijo es una solución que se plantean muchos padres para que sus hijos no tengan que comprar una casa. Así, cuando llegue el momento, este no tenga que pagar los impuestos requeridos para recibir una herencia.

A continuación, te explicamos si realmente vale la pena poner una vivienda a nombre de un hijo y cuáles son los requisitos que necesitarás cumplir para llevarlo a cabo.

¿Es posible poner un piso a nombre de tu hijo?

Es totalmente posible y legal ceder la propiedad a un hijo y existen varias maneras de hacerlo, que son las que desarrollaremos a lo largo de este artículo. 

Cada vez son más los padres que, pensando en el futuro de sus hijos, no quieren dejar ningún cabo suelto para cuando ellos falten, así que deciden cambiar el propietario de su vivienda para que, cuando llegue el momento, no tengan que hacer ningún tipo de trámite.

Existen dos momentos en los que los padres pueden poner como propietarios a sus hijos:

  • En el momento de comprarla
  • Cuando ya son propietarios

Con ambas opciones es posible hacer el cambio de nombre, incluso cuando los hijos todavía son menores, pero estos no tendrán ninguna responsabilidad ni potestad de gestionar el inmueble hasta que no cumplan la mayoría de edad.

Estos son los diferentes modos que existen para poner una vivienda a nombre de un hijo y deberás leer atentamente cuál crees que es la que mejor encaja con tu situación para decidir si realmente vale la pena.

Hacer una donación de la vivienda

La donación de una vivienda es simplemente el hecho de regalar esa casa a quién tú decidas, en este caso a tus hijos, pero el trámite no es tan sencillo como parece. 

Las donaciones en España están reguladas por el Impuesto de Donaciones y consiste en un importe que debes pagar si quieres ceder una propiedad tuya a alguien, de forma gratuita. En muchos casos este impuesto puede llegar a ser superior que el que se paga para recibir las herencias.

Además, el donante deberá incluir la vivienda en su declaración de la renta como si la hubiera vendido, por lo que seguramente ese año le harán pagar un extra. También deberá pagar la plusvalía municipal, así que esta opción no parece la más rentable para dejar tu vivienda a tus hijos en vida.

Vender el piso a tu hijo

Para vender el piso a tu hijo, debes acreditar realmente que te ha pagado el importe correspondiente, de otro modo Hacienda puede pensar que en realidad le estás haciendo una donación y cobrarse el impuesto anteriormente mencionado.

En este caso tu hijo deberá pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que corresponde a la compra de un piso y tú deberás abonar el Impuesto sobre la Renta.

Recuerda que en este caso la vivienda será propiedad de tu hijo y podrías llegar a quedarte sin domicilio en caso de que él decidiera echarte, de que le embargaran los bienes o que por cuestiones de divorcio en el piso tuviera que vivir su excónyuge.

Para que esto no suceda, en el contrato de compraventa puedes reservarte el usufructo durante tus años de vida, para que nadie pueda tomar una decisión en tu contra.

Poner el piso a nombre de tu hijo en el momento de la compra

Esta es la manera más fácil y económica de dejarle un piso a tu hijo, aunque debes planearlo con bastante antelación. En el momento de comprar la vivienda, tu hijo (aunque sea menor de edad) contará como el propietario y tú te podrás reservar el usufructo, para hacer uso de él durante todos tus años de vida.

De este modo tú te garantizas un techo para vivir toda la vida y le garantizas una propiedad a tu hijo cuando tú ya no estés.

En cuanto a impuestos, se pagarán los mismos que si solamente el padre adquiriera la vivienda, pero en caso de querer vender el inmueble, ambas partes deberán estar de acuerdo, siempre que el hijo ya sea mayor de edad.

Que tu hijo herede el piso

Sin duda esta es la solución clásica y consiste en que los padres seguirán siendo los propietarios del piso hasta que fallezcan y posteriormente este pasará a ser propiedad de los hijos a partes iguales.

En este caso, los padres deberán dejar un testamento y los hijos aceptar la herencia y pagar el Impuesto de Sucesión correspondiente. Una vez sean propietarios de la vivienda podrán quedársela o venderla si lo desean.

Esperamos que este artículo te haya podido aclarar un poco las ideas acerca de cómo poner una vivienda a nombre de un hijo y cuál es la mejor manera de hacerlo. Si quieres estar realizar la compra de tu primera vivienda, en Housfy contamos con los mejores expertos en compraventas, los cuales te ayudarán a encontrar la vivienda perfecta para ti.

¿Cuánto vale mi casa?Realiza la valoración online y gratuita de tu vivienda en pocos minutos
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta