La aluminosis en los edificios es bastante frecuente en las construcciones de los años 50 y finales de los 70. Esto se debe a que se extendió el uso del cemento aluminoso porqué en pocas horas ya tenía una gran resistencia. Lo que no sabían en aquel momento es que, con el tiempo, muchos de ellos tendrían aluminosis. Es importante saber este dato para poder revisarlo antes de comprar una vivienda. 

Encuentra la casa de tus sueños

Aluminosis: la enfermedad del hormigón

¿Qué es?

La aluminosis es una patología muy frecuente en hormigón realizado con cemento aluminoso. Los edificios con aluminosis sufren un deterioro progresivo de la resistencia y el hormigón se vuelve más poroso. Esto puede tener graves consecuencias para la estabilidad de la construcción, por lo que es muy importante identificarlo, como te enseñaremos en este artículo.

A parte del uso de cemento aluminoso, hay otros elementos que pueden fomentar la aparición de aluminosis como la presencia de humedad o temperaturas superiores a los 25º.

¿Qué daños produce en los edificios?

En el caso de que el hormigón tenga aluminosis, puede haber daños estructurales importantes, es por eso que es tan importante detectarlo a tiempo. Estos son los daños que provoca la aluminosis:

  • El hormigón puede perder hasta un 75% de resistencia y una disminución del volumen.
  • Aumento de la porosidad. 
  • Pérdida de adherencia al acero.
  • La carbonatación o descenso del PH provocan que las armaduras queden desprotegidas frente a la corrosión.

aluminosis

¿Cómo podemos detectar la aluminosis?

Lo más importante en caso de aluminosis es contar con la ayuda de profesionales para que lo revisen. Estos son los pasos que deberías seguir:

  1. Revisar si el edificio se construyó con cemento aluminoso. Para verlo, tendrás que fijarte en el color del hormigón, que será ocre o marrón muy oscuro. De todas maneras, lo mejor es enviarlo a analizar, puede que solo parte del hormigón contenga cemento aluminoso.
  2. Revisar la estructura de la edificio, ver si hay daños, grietas, manchas de óxido, etc. Si el hormigón está hecho con cemento aluminoso y la estructura presenta daños, lo más seguro es que sea un caso de aluminosis.
  3. Método de la fenolftaleína. Esta técnica permitirá ver al inspector si el hormigón está carbonatado. En caso de que sí, habrá que revisar que no se haya producido ninguna corrosión en la estructura.
  4. Pérdida de corrosión. Si la prueba anterior ha dado positiva, habrá que ver la vida residual de la parte corroída, ya que podría afectar a la adherencia del acero y el hormigón.

¿Cómo actuamos ante la aluminosis?

El tratamiento dependerá del estado en el que se encuentre el edificio y de cómo de afectado este por la aluminosis.

Si el edificio no tiene corrosión o son niveles muy bajos, hay que asegurar que las condiciones de humedad no varíen y sean inferiores al 60% e intentar tener un ambiente siempre seco.

Finalmente, una vez se ha hecho un estudio completo, se tendrá que estudiar si la mejor solución es una reparación o, directamente, la demolición, si puede haber riesgo de colapso.

Si estás pensando en comprar un nuevo piso, es importante asegurar que todo esté correctamente. Puedes contar con nuestro equipo de expertos para encontrar la casa de tus sueños.

vender o alquilar vivienda

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍