Puede ser que en su día contrataras una hipoteca variable porque te salía más a cuenta en ese momento, pero es posible que unos años más tarde quieras cambiar a una de tipo fijo para conseguir una estabilidad en todos los pagos. Cambiar de hipoteca variable a fija es un hecho posible y no demasiado complicado pero siempre tienes que analizar las dos opciones de una manera detallada para asegurarte de escoger la que más te conviene a nivel económico.

Mejora las condiciones de tu hipoteca

Ventajas y desventajas de cambiar el tipo de hipoteca

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), cada vez son más los españoles que optan por cambiar su hipoteca variable por una fija. Esto es debido al miedo a la subida del Euríbor, que lleva en cotas bajas desde febrero del 2016, y se estima que así siga a corto plazo. Por lo que son muchos los que prefieren la tranquilidad de pagar siempre la misma cuota.

Normalmente, el tipo de interés de una hipoteca fija es mayor que el de una hipoteca variable. Aún así, actualmente los bancos ofrecen los intereses de tipos fijos más bajos de la historia de España, por eso si estás pensando en cambiar el tipo de hipoteca, ahora puede ser un buen momento. Pero también tienes que tener en cuenta que el euríbor cotiza por debajo del -0,4%, por lo que si tienes una hipoteca de tipo variable, en estos momentos te sale más rentable.

¿Cómo saber si te merece la pena cambiar el tipo de hipoteca?

Es recomendable que cambies tu hipoteca de tipo variable a una de tipo fijo si quieres la tranquilidad de pagar siempre la misma cuota y así dejarte de preocupar por si el índice de referencia, en este caso el euríbor, sube o baja. Además, como hemos dicho anteriormente los intereses actualmente son más bajos así que no correrías el riesgo de tener que pagar más.

También deberías plantearte el cambio de hipoteca en el caso que te queden 20 años o más de plazo de amortización ya que el euríbor, según la mayoría de las previsiones, seguirá bajo a corto plazo, pero posiblemente en 20 años experimente una subida que puede acabar perjudicándote teniendo que pagar más.

¿Cómo cambiar tu hipoteca variable a fija?

Si has hecho cálculos y estás convencido de que cambiar tu hipoteca a una de tipo fijo, puedes hacerlo de distintas maneras:

  • Mediante una novación, es decir, negociar con la misma entidad financiera con la que contrataste la hipoteca para tratar de mejorar las condiciones, en  este caso, para tratar de cambiar el tipo de interés de tu hipoteca. En general, las entidades bancarias prefieren este tipo de hipoteca ya que ganan más a corto plazo, por lo que no deberías tener ningún tipo de problema en realizar el cambio.
  • Mediante una subrogación, es decir, cambiando la hipoteca a otro banco que te ofrezca unas mejores condiciones y que acepte pasarla a tipo fijo. Si demuestras tu solvencia y demuestras que has estado pagando responsablemente (al menos tres años), tampoco tendrías que tener ningún inconveniente para hacerlo.
  • También puedes cambiar el tipo de interés mediante la cancelación de tu hipoteca actual y contratación de una nueva de tipo fijo. Esta opción es la más costosa económicamente ya que supone los gastos de cancelación más los gastos asociados al nuevo crédito.

¿Cuánto te costará realizar el cambio?

Si escoges hacer el cambio mediante novación, el único coste que tendrás es la comisión por modificación que gracias a la nueva ley hipotecaria está limitado a un máximo del 0,15% durante los tres primeros años de la hipoteca y a partir del cuarto año ya no tendrás que pagar nada.

En el caso de hacerlo mediante la subrogación, también nos encontraremos con la comisión del 0,15% si lo haces en los tres primeros años, y tras estos años ya no la tendrás que pagar. Ahora sí, en este caso tendrás que pagar los gastos de tasación y, según la entidad bancaria, quizás puedan cobrarte una comisión de apertura.

Por último, si decides cancelar tu hipoteca para contratar una nueva de tipo fijo, deberás abonar los gastos de cancelación con tu antiguo banco, que pueden ser los de notaría, gestoría y registro. Además de los gastos de apertura con la nueva entidad bancaria que será la tasación, la comisión de apertura y la copia de la escritura.

Ante las dudas, contacta con expertos

En Housfy Hipotecas contamos con numerosos profesionales en el sector hipotecario que te asesorarán en todo el proceso y analizarán tu situación para encontrar la opción que más se adapte a tus necesidades económicas.

Si estás pensando en cambiar tu hipoteca variable a una fija, no dudes en contactar con nosotros para ayudarte a encontrar la mejor hipoteca para ti. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Hipoteca variable a fija - Housfy

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍