¿Así que quieres comprar una propiedad y estás casado o te planteas casarte en un futuro? ¡Este post es para ti! Hoy te explicamos los pros y los contras de comprar una vivienda en separación de bienes.

Hablar de régimen económico justo antes del matrimonio puede no ser la cosa más romántica del mundo, pero hay importantes diferencias entre ellos y decantarse por uno u otro puede tener importantes consecuencias en el futuro. Debes saber que en la mayor parte de las comunidades autónomas de España el régimen económico “por defecto” es el ganancial. Esto significa que, a no ser que se hagan las llamadas capitulaciones matrimoniales ante notario para cambiar de régimen, el que se aplicará es el ganancial.

Lectura recomendada:  Comprar una vivienda, ¿solo o en pareja?

El régimen ganancial se basa en la premisa de que las propiedades adquiridas antes y durante el matrimonio son de los dos miembros de la pareja. Esto no se aplica si vives en comunidades como Catalunya, Baleares o la Comunidad Valenciana, en las que el régimen establecido es, directamente, el de separación de bienes.

Comprar una vivienda en separación de bienes

Al escoger el régimen económico de separación de bienes, cada cónyuge mantiene “privado” su patrimonio. Es decir, que todos los bienes adquiridos antes y después del matrimonio, y también las donaciones y herencias seguirán perteneciendo a cada uno de forma individual. El propietario podrá disponer, administrar y disfrutar libremente de sus bienes, independientemente de su cónyuge.

En el régimen de separación de bienes, pero, también existe el patrimonio común: se trata de los bienes que se hayan adquirido conjuntamente durante el matrimonio. Si no se puede determinar a quien pertenecen unos bienes se establece, por la ley, que corresponde un 50% a cada uno.

Veamos a continuación qué ventajas y desventajas encontrarás a la hora de comprar una vivienda en separación de bienes:

Lectura recomendada:  Cosas a tener en cuenta al comprar una casa de segunda mano
Ventajas
  • Preservación del patrimonio personal: los bienes adquiridos tanto antes como durante el matrimonio pertenecen a dicha persona.
  • Mayor protección del patrimonio familiar: Esta es una de las principales ventajas. En caso de comprar una vivienda en separación de bienes, si a alguno de los dos miembros de la pareja le va mal un negocio o se endeuda, esta tan solo afectaría a su patrimonio personal. Da una mayor seguridad al patrimonio familiar que el régimen ganancial.
  • En caso de divorcio o separación los trámites serán más simples, pues cada uno mantendrá su patrimonio personal.
Desventajas
  • No se necesita permiso del otro en la administración del patrimonio, este punto puede ser fuente de discrepancias en la pareja. Cabe matizar que la vivienda habitual de la pareja, aunque pertenezca tan solo a uno de los integrantes del matrimonio, al tratarse de un bien privativo necesitará la autorización del otro para venderla.
  • En relación con el anterior punto, pueden surgir importantes problemas al ser tan solo uno el propietario de los bienes. Es por esto que se aconseja hacer testimonio ante notario tan pronto como sea posible, para así garantizar que, por ejemplo, en caso de que fallezca uno de los cónyuges, el otro pueda administrar los bienes familiares. En caso contrario, tan solo pertenecería al viudo o viuda un tercio de todos los bienes de su pareja.
Lectura recomendada:  Preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso

Como ves, el régimen económico matrimonial es un asunto tan complejo como importante. Te recomendamos que consultes junto con tu pareja con un experto legal para que os ayude a determinar cuál es el más indicado para vosotros.

Autor

Housfy
Housfyhttps://housfy.com/valora-tu-piso
La alternativa digital a las agencias inmobiliarias. Vende tu piso de particular a particular y en menos de 90 días.

Recomendamos

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!