Si estás leyendo esto seguro que te encuentras en una de las decisiones económicas más importantes de tu vida: comprar una vivienda. Una situación que te lleva a plantarte delante de ese cúmulo de preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso. Y es que esta decisión supone un gran porcentaje económico, es por ello por lo que tienes que mirar este asunto con la importancia que se merece.

Preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso

Esta etapa de tu vida que es la compra de un piso (o una casa) reúne varias preguntas de aspectos diversos y con requisitos muy personales. Es bastante lógico que una familia numerosa se fije en los metros útiles y las habitaciones o que las personas mayores busquen una vivienda donde la instalación del ascensor esté completamente realizada. Cada uno tiene sus gustos y sus necesidades. Por lo tanto, en función de las respuestas a estas preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso harás la criba para estar más cerca de tu hogar ideal.

Estos aspectos van desde la propia vivienda hasta los gastos propios de la vivienda. Algunas de las perspectivas que usaremos para saber si la vivienda que has encontrado es la que realmente encaja contigo.

¿Cuál es la superficie útil de la vivienda?

Como hemos comentado antes, todos los propietarios no van a buscar los mismos metros útiles que otros. No es lo mismo la superficie que necesita una familia con 3 niños o lo que una persona que busca vivir en solitario necesita. En esta cuestión, tienes que fijarte bien en los metros útiles de la vivienda que te interesa. En la mayoría de los anuncios de propiedades figura la cifra de metros construidos, pero esta superficie incluye varias estructuras e instalaciones que no te servirán como espacio para hacer vida dentro de la vivienda. Por ello te recomendamos que te fijes en los metros útiles, y si no aparecen por ningún lado, mejor pregunta, no vaya a ser que te lleves una sorpresa.

Lectura recomendada:  Dación en pago: Definición y características

Preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso

¿Cuál es el estado de las instalaciones? ¿Dispone de Certificado de Eficiencia Energética?

Ojo, este tema es muy importante. No quieres llevarte un susto una vez invertido “casi” todo tu dinero en una vivienda, ¿verdad? Y es que como bien decía tu querida madre: “cariño, más vale prevenir que curar”. No estaba del todo equivocada por aquel entonces, y tampoco lo está ahora. Por eso, hazle caso (por una vez) y comprueba el estado general y particular de todas las instalaciones de electricidad, fontanería y bajantes. Solo para evitarte futuros gastos, nada más y nada menos.

Pero no solo esto, también echa un vistazo al CEE (Certificado de Eficiencia Energética). Esta etiqueta es obligatoria para todas las viviendas y te proporciona una valiosa información: el consumo de energía en condiciones generales.

¿La vivienda está disponible? ¿Podemos entrar a vivir ya?

Cuando compramos un piso (o casa) nuevo lo queremos aquí y ahora. Sin ir más lejos, nos gustaría hasta mudarnos el mismo día de cerrar la operación. Pero, lamentablemente, tienes que ver si esa vivienda tiene disponibilidad, es decir, si no cuenta con un contrato de alquiler vigente. Si el piso está alquilado debes de enterarte cuando se dará por finalizado el contrato de arrendamiento y si dicho contrato tiene derecho a ampliarse o es un contrato con opción a compra. ¡Crucemos los dedos!

¿Dónde se sitúa el piso?

Si, sabemos que tampoco te vas a llevar una gran sorpresa. Al empezar a buscar el piso ya has mirado esa zona donde te gustaría vivir. Pero ¿lo sabes todo sobre ella? No está de más cogerte el domingo por la mañana y reservártelo para hacer una excursión a esa zona donde en principio se encuentra tu hogar ideal. De esta manera podrás comprobar si ese bar de la esquina genera demasiado ruido, si los comercios y servicios de los alrededores te pueden sacar de algún apuro o simplemente que el entorno te entre por los ojos.

Lectura recomendada:  Este San Valentín enamórate de tu nuevo hogar

Preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso

¿El edificio ha pasado la ITE?

La ITE (Inspección Técnica de Edificios) es un control que tiene que pasar todo aquel edificio que tiene una antigüedad determinada. Esta inspección comprueba el estado de conservación del edificio como su estructura, sus cubiertas, su accesibilidad, su cimentación, etc. Vamos que el edificio no esté literalmente para echarlo abajo, que sea un sitio seguro donde vivir sin peligro alguno. También deberás de fijarte en el IEE (Informe de Evaluación del Edificio) para confirmar que el edificio cuenta con una buena valoración de algunos criterios importantes: accesibilidad, salubridad, seguridad y eficiencia energética.

¿Hay obras previstas en el edificio?

¡Atención obras! No está de más que te pases por la vivienda que te interesa y preguntar a algún vecino o propietarios si hay obras aprobadas y cuales están por aprobar. No está de más tampoco tener toda la información posible. De esta manera te evitas salir empapado por culpa de que la situación se haya convertido un jarro de agua fría.

¿Cuál es nuestra tasa de gastos de comunidad? ¿Existen impuestos pendientes de pago?

Los gastos de comunidad que te corresponden se verán influenciados por el porcentaje de participación sobre el edificio, por el número de vecinos que conviven en la comunidad, por qué incluyen estos gastos (portero, luz, calefacción,…) y por los metros que tiene la vivienda. Puede que este gasto aumente o disminuya dependiendo de las características que tiene la nueva vivienda. No es lo mismo un piso normal y corriente o un piso con zonas comunitarias y portero físico en la misma zona. Y, por último, pero no menos importante, es comprobar si la vivienda está al día con los pagos a la comunidad y el pago de las últimas cuatro anualidades del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles).

Lectura recomendada:  ¿Se puede vender un piso sin ITE?

Preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso

Después de esta larga reflexión con las preguntas que hay que hacer antes de comprar un piso, esperamos que te haya quedado clara una cosa: anticípate a los futuros problemas para que todo vaya sobre ruedas. Ser previsor tiene su punto positivo y más en estas situaciones de alto potencial económico como es la compra de un piso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Recomendamos