Si estás pensando en comprar o alquilar una vivienda, cambiar el titular o contratar los suministros será una de tus principales tareas antes de entrar a vivir. Hoy vamos a poner el ojo en una de las facturas del hogar que más dolores de cabeza trae: la factura del gas. Para poder ahorrar el máximo en tu hogar, es necesario entenderla y hoy te explicamos cómo.

Contrata las mejores condiciones en luz

La parte fija

Al igual que la factura de la luz, la del gas también se descompone en dos conceptos básicos. El término fijo y el término variable. Como su propio nombre indica el término fijo es la parte fija de la factura. Se paga por tener disponible el servicio de gas, independientemente de si al final consumes más o menos. Al igual que con la potencia de luz contratada esta parte fija tiene un precio u otro dependiendo de la potencia contratada.

Según la cantidad de consumo de gas que tengas contratado pagarás un precio fijo u otro. De este modo se establecen hasta 4 tarifas fijas distintas. Están pensadas para cubrir las distintas necesidades de consumo existentes. Desde un consumo doméstico inferior a los 5.000KWh hasta industrias con un consumo superior a los 100.000 kWh.

La parte variable

La parte variable de nuestra factura del gas mide el consumo real hecho durante un periodo. El precio de esta partida suele subir en invierno. Con un mayor uso de la calefacción y del agua caliente se consume más gas que en verano. Para calcular la parte variable solo tendrás que multiplicar el precio del KWh por tu energía consumida.

Gas

Mercado regulado vs mercado libre

Al comprar piso y contratar los suministros debes saber que para contratar el gas puedes ir al mercado libre o al regulado. Los precios del mercado regulado los estipula el propio Gobierno. Por el contrario, en el mercado libre los precios los fija la empresa privada.

El mercado libre suele coger los precios del mercado regulado como referencia para estipular los suyos. Pero a diferencia del mercado regulado, donde siempre se aplican los mismos precios, en el libre cada empresa es libre para aplicar descuentos, promociones u ofertas. La ventaja del mercado regulado suele ser el precio. Sin embargo, en el mercado libre puedes acogerte a planes de consumo de hora punta o descuentos especiales que hagan disminuir aun más tu factura.

Otros términos de la factura del gas

Dejando de lado las dos partidas principales de la factura encontramos dos conceptos más. El alquiler del contador y el impuesto especial de hidrocarburos. Ambos los paga el consumidor y sale reflejado en la factura. El alquiler del contador no supone más de un euro al mes, mientras que el impuesto de hidrocarburos será mayor o menor según tu consumo.

Para consumir gas también. No obstante, a diferencia del IVA inmobiliario, que es de un 10%, aquí se aplica el 21%. Es decir que para calcular el total, deberás aplicar un 21% a la suma de la parte fija, más la variable, más el alquiler de contadores, más el impuesto de hidrocarburos.

Comparar las facturas del gas

No te conformes con lo que viene dado. Comparar siempre es una opción segura. Cuantas más alternativas tengamos sobre la mesa más poder negociador tendrás y mejores precios conseguirás. Por eso desde Housfy os ofrecemos hasta 10€ de descuenta en la primera factura de electricidad y gas junto a HolaLuz.

¡Ahorra hasta 100€ al año en luz!

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍