¿En qué casos es obligatorio pagar derramas de comunidad?

derramas-de-comunidad

Las derramas son algo habitual en las comunidades de vecinos. Por lo general, se llevan a cabo para hacer frente a una reparación de una zona común, un elemento del edificio que utilizan todos los vecinos. Pero, en muchas ocasiones, se aprueban derramas que los vecinos no están obligados a abonar. Por ello, si vas a alquilar un piso, en nuestro artículo te explicamos qué derramas de comunidad debes asumir y cuáles no es de obligado cumplimiento su pago.

Gastos que existen en una comunidad de vecinos

Antes de explicarte qué son las derramas de comunidad, es necesario que conozcas los diferentes gastos que existen en una comunidad de vecinos. En este caso, se distinguen dos tipos:

  • Gastos comunitarios ordinarios: Se tratan de los que pagamos de manera mensual o anual. Estos se destinan a abonar los costes por los servicios o elementos comunes del edificio de vecinos.
  • Gastos comunitarios extraordinarios: Consisten en aquellos costes por un imprevisto en el edificio y que es necesario abonar el coste de la reparación del imprevisto ocasionado.

¿Qué son las derramas de comunidad?

Ahora que ya conoces cuáles son los tipos de gastos que surgen en una comunidad, llega el turno de conocer qué es una derrama. Las derramas son gastos comunitarios extraordinarios. Por lo tanto, son una cuota que se establece entre todos los propietarios del edificio y se acuerda para pagar uno o varios gastos de un imprevisto surgido en la comunidad. 

La Ley de la Propiedad Horizontal dictamina que todas las derramas deben ser consultadas y aprobadas en junta de vecinos. En el caso de no acordarse entre vecinos previamente no se podrá llevar a cabo. Aunque, esta normativa estipula lo anterior, no regula cuál es importe máximo que deberá abonar los propietarios en la cuota que decida para ellos.

¿En qué casos es obligatorio pagar una derrama de comunidad?

Las derramas, siempre que hayan sido consultadas y aprobadas en una junta de vecinos, su pago puede ser obligatorio. Aún así, según el motivo por el cual se lleve a cabo una derrama, podemos negarnos a abonar el importe que se solicite por ella.

De esta manera, si la derrama es para pagar una rehabilitación del edificio, para mejorar un elemento de este o para realizar unas obras que garanticen la seguridad y la habitabilidad del edificio no podrás negarte a hacer el pago de la derrama. 

También, en caso de que se quieran eliminar barreras arquitectónicas e instalar rampas, ascensores o plataformas para mejorar la accesibilidad del edificio tampoco podrás decir que no abonarás la derrama. Así en este caso estarás obligado a hacerte cargo del pago.

Si no puedes permitirte pagar el importe que se acuerde en junta de propietarios, debes saber que el Gobierno ofrece ayudas para la rehabilitación y mejora de edificios. Muchas comunidades pueden beneficiarse de estas subvenciones para sufragar las obras en el inmueble.

¿Cuándo te podrás negar a abonar las derramas de comunidad?

Si la comunidad de vecinos quiere llevar a cabo una derrama para financiar unas obras o la instalación de unos elementos con fines estéticos para el edificio, puedes negarte a pagar la derrama. Recuerda que solamente estás obligado a hacerte cargo del pago de las derramas para garantizar la seguridad del edificio.

Eso sí, para no abonar el importe tendrás que haber votado “no” en la junta de vecinos que se celebre para aprobar o suspender la derrama en cuestión.

Este tipo de asuntos como el de las derramas en un edificio de vecinos a veces generan confusión, por lo que es muy recomendable informarse bien sobre ellas. En Housfy somos expertos en el sector inmobiliario, por ello, si necesitas asesoramiento para vender tu casa, alquilar un piso o solicitar una hipoteca para tu nueva vivienda ¡No dudes en contactarnos!

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta