Hipoteca autopromotor con terreno: en qué consiste

hipoteca-autopromotor-con-terreno-en-que-consiste

Siempre oímos hablar de las hipotecas para poder adquirir una vivienda. No obstante, es menos común hablar de la hipoteca autopromotor con terreno. ¿Sabes qué es y en qué consiste? Si tienes dudas no te preocupes porque en el post de hoy vamos a profundizar en ellas. Al acabar de leer el artículo sabrás si este préstamo hipotecario se adapta a ti y a lo que estabas buscando para tu futuro hogar.

¿Qué es una hipoteca autopromotor?

Si estás planteando construirte tu propia casa, seguramente esto te interese. Una hipoteca autopromotor es un préstamo que financia la construcción desde cero de una vivienda en un terreno que es de tu propiedad. Se diferencia de las otras hipotecas en que las demás financian la compra de una vivienda, no la construcción desde sus inicios. En otras palabras, se financia la ejecución de la obra.

Por otra parte, es cierto que en este tipo de hipoteca también tienen cabida las viviendas prefabricadas o modulares. Eso sí, se tiene que seguir, igualmente, el criterio de que esté anclada al suelo. En ningún caso podrá ser una vivienda móvil.

En cuanto a los intereses, suelen ser mayores que el de las hipotecas convencionales. Además, pueden incluir comisiones y otro tipo de gastos. Es importante, por esa razón, leer siempre la letra pequeña del acuerdo.

Requisitos de esta hipoteca

Los requisitos exigidos para que te concedan una hipoteca autopromotor, y para que la constructora pueda llevar a cabo la obra, son los siguientes:

  • Certificar que eres propietario del terreno donde quieres llevar a cabo la construcción.
  • Es necesario que la vivienda esté anclada al suelo y debe contar con cimentación.
  • El ayuntamiento debe conceder la licencia de obra.
  • El solar en cuestión debe contar con certificación urbana.
  • El proyecto tiene que contar con la aprobación por parte del Colegio de Arquitectos.
  • El inmueble también tiene que estar inscrito en el Registro de la Propiedad.
  • Es necesario poseer un presupuesto de ejecución.
  • La vivienda tiene que contar con un certificado de eficiencia energética.
  • Acreditar que se cuenta con una buena situación económica y que no existen deudas.

Proceso de concesión de la hipoteca

Por norma general, las hipotecas para construir desde cero una casa cubren entre el 80 % y el 85 % del presupuesto de las obras. Si estuviésemos hablando de una segunda residencia, la cobertura del presupuesto sería algo más baja, sobre un 60 %. En cuanto al plazo, hablamos de, aproximadamente, unos 30 años para pagarlo.

Si el banco aprueba la solicitud para iniciar la obra, el dinero prestado se te irá entregando en un plazo de dos años. En consecuencia, la entrega no se hace de una sola vez, sino que funciona en varias fases. Son los siguientes:

  • Fase suelo. También se conoce como fase inicial. En este primer plazo se te otorgará un porcentaje del dinero concedido, que suele rondar la mitad del total.
  • Fase de certificaciones. Durante esta fase la entidad bancaria irá entregando poco a poco dinero a medida que avancen las obras y el arquitecto encargado de ellas presenta certificaciones que demuestren dicho avance.
  • Fase de fin de obra. Una vez haya finalizado la obra y el arquitecto lo certifique correctamente, dejando claro que la vivienda es habitable, te llegará la última entrega de dinero. Suele rondar entre el 10 % o 20 % del importe del préstamo hipotecario.

Es a partir de las fases mencionadas donde se encuentra la diferencia principal entre las hipotecas autopromotor con las hipotecas convencionales. En las primeras el dinero se da por tramos, en función de cómo avanza el proyecto. En las convencionales, en cambio, se ofrece al cliente la totalidad del crédito de una sola vez.

Hipoteca autopromotor sin terreno, ¿es posible?

Por norma general, dentro de la hipoteca autopromotor no entra el terreno para la construcción de la casa. De hecho, como ya hemos explicado al inicio del artículo, uno de los requisitos para poder optar a este tipo de préstamo hipotecario es ser propietario del terreno donde se va a realizar la edificación. El terreno debe estar, asimismo, anotado en el Registro de la Propiedad. Explicado de otra forma, la financiación que ofrecen las hipotecas autopromotor no acostumbra a cubrir el valor del terreno.

Si se da el caso de que no cuentas con uno, puedes probar de buscar una hipoteca para la compra de un terreno, aunque no es algo que comúnmente ofrezcan los bancos. Otra opción para suplir la carencia, es comprarlo a través de un préstamo personal. Estas dos opciones, obviamente, encarecerían, en general, la inversión para construirte una vivienda desde el principio y lo que pagues mes a mes.

Ahora te toca a tí

Si has mostrado interés en este post es porque, posiblemente, estés en un proceso de búsqueda de vivienda y de hipoteca. Desde Housfy te podemos ayudar con todo la gestión gracias a la ayuda de nuestros brókers hipotecarios. Ellos te asesorarán para obtener la mejor hipoteca para ti.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta