Hubo una época, antes de la crisis para ser exactos, en la que las entidades bancarias vendían productos hipotecarios bajo el nombre de hipoteca joven a personas menores de 35 años que estaban como locos por comprarse una vivienda. Y no solo eso, además los bancos ofrecían una serie de ventajas para ayudar a estas personas con este gran esfuerzo económico.

Estos productos dejaron de comercializarse por la mayoría de estas entidades bancarias junto a la llegada de la recesión. Algunas pocas siguen ofreciendo en sus vitrinas estos productos hipotecarios con unas condiciones y características acordes a esas personas menores de 35 años, ahora llamados “millennials”, a las que seducen.

Características de la hipoteca joven

Todas las hipotecas jóvenes que existan en el mercado hipotecario no eran las mismas. Cada entidad bancaria disponía de ese producto, pero con características y condiciones diferentes. Sin embargo, todas seguían un mismo patrón, teniendo algunas características generales en todas las ofertas de una hipoteca joven.

  • Margen de edad: Este tipo de préstamo bancario en su gran mayoría estaba pensado y creado para personas de entre 18 y 35 años que estaban pensando en comprar una vivienda.
  • Buen tipo de interés: Esta hipoteca joven era realmente competitiva si nos fijamos en el tipo de interés. Y es que estos préstamos ofrecían un interés bastante bajo. Aunque tenemos que decir que los bancos solo mantenían este tipo de interés hasta llegar a los 35 años, a partir de entonces la cosa cambiaba.
  • Plazos de amortización altos: Si la comparamos con otras hipotecas, la hipoteca joven contaba con unos plazos de amortización altos. En este tipo de préstamos nos podíamos encontrar con plazos de hasta 40 años, dependiendo siempre de la edad del interesado. Al ser jóvenes y como aún les quedaba mucho para llegar a los 70 años, estos plazos prolongados eran posibles.
Lectura recomendada:  ¿Quieres obtener la mejor hipoteca? Déjalo en manos de un bróker hipotecario

hipoteca joven

  • Menos comisiones: La hipoteca joven no contaba con una comisión de apertura. Y hasta algunas entidades bancarias aceptaban, sin ningún tipo de compensación económica, amortizaciones anticipadas o por subrogación.
  • Alta financiación: Es normal que muchos de los jóvenes que se interesaban por esta hipoteca no tuviesen mucho dinero ahorrado, ya que apenas han tenido tiempo para ello. Por este motivo, las entidades bancarias estaban abiertas a posibles negociaciones sobre aplicar más de un 80% en el porcentaje de financiación.
  • Gran flexibilidad: No era una practica habitual, pero si la persona interesada en adquirir la hipoteca joven tenía menos de 30 años la posibilidad de conseguir pagar unas cuotas más bajas era mayor. Eso sí, solo durante los primeros años.

Estas son solo algunas de las características generales de este tipo de préstamos. Como ya hemos comentado anteriormente, la hipoteca joven no es un producto con unas características y condiciones concretas. Cada entidad bancaria mostraba en sus escaparates la hipoteca joven vinculada a las políticas del banco que las ofertaba.

Otras ventajas de ser millennial

El hecho de ser joven tiene sus ventajas, y en esta época tenemos que aprovecharnos de ellas. A lo largo de estas líneas nos hemos centrado en las ventajas financiarías que existen al tener menos de 35 años. Pero no solo existen este tipo de ayudas. Hoy en día, las administraciones públicas, tanto municipales como autonómicas, así como algunas organizaciones se han sumado a la idea de facilitar el acceso a los jóvenes a la vivienda. Para caminar juntos de la mano han creado las bonificaciones fiscales.

Como ejemplo, 9 Comunidades Autónomas (Murcia, Galicia, Comunidad Valenciana, Andalucía, Cataluña, Extremadura, Castilla y León, Aragón y Canarias) han establecido un pequeño descuento en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) dirigido a ese target menor de 35 años que ha comprado una vivienda de segunda mano en ese territorio.  Sin embargo, cada una de estas administraciones establecen sus propias bonificaciones y crean sus propios requisitos.

Lectura recomendada:  ¿Cómo calcular los gastos de compra de vivienda sin hipoteca?

Resumiendo, la hipoteca joven es una de las ventajas que existen (aunque no muy frecuentes) para los menores de 35 años que quieren comprar una vivienda. Esta ayuda es importante para aquellas personas que, aunque sean jóvenes, quieren empezar a construir su futuro en su propio hogar. Por lo que, si eres uno de esos jóvenes a los que le obsesiona la idea de tener su propia casa, pero no tienes fondos para ello, puedes contactar con nosotros y te daremos toda la información que necesites sobre este tipo de préstamo hipotecario. Entonces, dinos, ¿comenzamos la aventura?

Autor

Housfy
Housfyhttps://housfy.com/valora-tu-piso
La alternativa digital a las agencias inmobiliarias. Vende tu piso de particular a particular y en menos de 90 días.

Recomendamos

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!