¿Cómo te quedarías si eres un constructor y te dicen que hay una tecnología que permite construir una casa en menos de 24 horas? Imagínate que tienes una panadería y una empresa consigue hacer un pan parecido al tuyo, pero con menos tiempo y con un coste muy inferior. Probablemente pensarías que esa empresa, tarde o temprano, va a dejarte sin clientes. Pues bien, aunque todavía es pronto, algunos constructores deberían comenzar a pensar en el futuro, concretamente en la fabricación aditiva, también conocida como impresión 3D.

Actualmente, existen unas pocas empresas, repartidas por Occidente, que ya usan esta tecnología para la construcción de casas y son capaces de imprimir viviendas de hormigón de hasta 100 metros cuadrados, capa por capa.

Esta nueva técnica está avanzando a velocidad de cohete. Aunque de momento nos hemos de conformar con casas de una planta, ya se está experimentando con una impresora capaz de imprimir un dúplex de una sola tirada. No sería de extrañar que en unos años ya viéramos edificios hechos mediante esta tecnología. Se espera un gran volumen de inversión en los próximos años. Veremos…

Pero, ¿qué ventajas ofrece realmente imprimir una casa en 3D?

Impresión 3D o cómo desbancar el ladrillo

Costes

El coste actual de una casa hecha mediante impresión 3D oscila entre los 8.000€ y los 50.000€. Dependiendo de los metros cuadrados, la calidad del material, las instalaciones, las gestiones, las condiciones del terreno, la complejidad del diseño, entre otras muchas razonas. Por 50.000€ uno puede construirse una casa de 100m2 en cualquier terreno regular, desmontable y transportable a cualquier parte del mundo, de hormigón de calidad, con todas las instalaciones pertinentes y necesarias, con un acabado profesional y con toda la instalación de utensilios, amueblado básico y necesidades para que la vivienda cumpla con los requerimientos mínimos para ser habitada.

Tiempo

Probablemente sea el dato más destacable, el que realmente marca la diferencia. Para construir una casa y que esté lista para ser habitada, necesitamos entre 10 horas y 4 días, dependiendo de sus complejidades y características. Si comparamos con el tiempo que necesitamos para construir una casa de la manera tradicional no hay ni punto de comparación.

Personalización

La impresión 3D permite crear casas que anteriormente no podríamos haber construido sin habernos arruinado, gracias a su precisión a la hora de ejecutar podemos personalizar como nunca. Gracias a la diversidad de impresoras existentes podemos construir casas de formas que antes nunca habríamos imaginado.

Impresión 3D o cómo desbancar el ladrillo

Automatización

La construcción mediante 3D es automatizada y no requiere ni de intervención de mano de obra ni de construcción por fases. Si el archivo que se usa para dar forma a la casa es correcto y no contiene errores, la estructura de la casa se construirá con una sola orden.

Como podéis ver, la impresión 3D asoma la cabeza y si sigue con este crecimiento podría llegar a desbancar a las constructoras, a no ser que estas hagan algo al respecto. Si es que a las nuevas tecnologías hay que quererlas… o acabarán contigo.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍