Cuando hablamos de piscinas en general, tu cerebro tantea un olor familiar en el ambiente y tus ojos intentan olvidar esa irritación que les produce.  Ese conocido olor está relacionado con el elemento más popular para la desinfección de piscinas: el cloro. Pero, si te dijéramos que ese recuerdo puede disiparse poco a poco con la llegada de una alternativa más saludable, ¿nos creerías? Y es que, aunque hoy en día en la mayoría de los hogares españoles te encontrarás las típicas piscinas de toda la vida. Cada vez son más los propietarios que optan por la opción que más beneficia su salud: las piscinas de agua salada.

Sí, sí, como has leído, piscinas de agua salada. Una asombrosa opción que además de refrescar tus días de verano, te trasladará a tu querida playa gracias a su aroma salino y su gusto salado. Los beneficios de este tipo de piscina son varios, es por ello por lo que su venta está en auge. Entre sus beneficios se encuentran mejoras para la salud, ahorro y medioambiente. ¡Un perfecto tres en uno!

¿Cómo funciona la piscina de agua salada?

Cada vez tienes más claro que quieres una piscina de agua salada en tu vivienda, ya que las ventajas que te ofrece son de gran valor para mejorar tu calidad de vida. Pero ¿sabes realmente cómo funcionan? En las piscinas tradicionales se utiliza el cloro para desinfectar el agua y dejarla totalmente limpia. Pero no se puede pasar por alto que el cloro se trata de un elemento químico, por lo que puede ser dañino para tu bienestar. En cambio, la piscina de agua salada genera este cloro a partir del agua salada. Para hacerlo simplemente se necesita un aparato eléctrico que tendrá como misión separar el cloro de la sal, o cloruro sódico. El cloro, en solitario, desinfectará el agua para después volver a unirse con el sodio. Con este sistema, el agua se purificará ininterrumpidamente sin necesidad de productos químicos.

Piscinas de Agua Salada Un Jardín Para Mi

Fuente: https://www.mantenimientodecasas.es

¿Por qué elegir la piscina de agua salada para remojarse este verano?

Las ventajas que cuentan la piscina de agua salada son más de las que se podrían llegar a imaginar. En primer lugar, la piscina de cloración salina dispone de un funcionamiento más sencillo y práctico que la piscina convencional. Esto te ahorra tiempo de mantenimiento, tiempo que podrás usar para deleitar aún más tu propia piscina.

El cloro, al ser un elemento químico, provoca efectos que perjudican tu bienestar levemente. Es cierto que muchas personas pasan por alto este tipo de molestias, porque el remojo en esos calurosos días de verano les compensa. La piscina de agua salada te hará olvidarte de estos costosos productos químicos y las pequeñas molestias físicas. Del mismo modo, este tipo de piscina fomentará que disfrutes con todas tus ganas del verano.

Asimismo, la piscina de agua salada se beneficia de una mejor calidad del agua y una sensación más suave. Sin olvidarse que, al pegarse un chapuzón en esta agua, tendremos una mejor sensación en el baño.

Porque el agua de esta piscina sea salada, no quiere decir que sea tan salada como el agua del mar. Esta agua es mucho menos salada que el agua del mar, por lo que tendrás la piscina y el mar en un mismo espacio.

La inversión elevada, un gran inconveniente

Aunque los beneficios de la piscina de agua salada sean realmente atractivos en relación ahorro-tiempo y las ventajas refuercen notablemente nuestra calidad de vida, no todo son ventajas.

Piscina de Agua Salada Hidroingenia

Fuente: https://hidroingenia.com

La renovación de la piscina a base de cloro por la piscina de agua salada supone una inversión elevada al inicio del proyecto. Esto se debe a que el aparato eléctrico de cloración salina es caro. Por este motivo, tienes que estudiar al detalle gran gasto, y ver no solo si te lo puedes permitir, sino si realmente te compensa.

Como último punto, tienes que concienciarte en usar agua de buena calidad, evitando agua con cal o sales minerales que deberá de ser tratada antes de llenar la piscina. Si no tenemos esta parte en cuenta, esta agua de mala calidad podrá provocar deterioros en la instalación.

Conclusión

La piscina de agua salada puede ser elegida una buena opción para sustituir los sistemas de cloración habitual de las piscinas. O, por otro lado, puede ser seleccionada para obtener todas las propiedades provechosas del agua salada. No importa cuál de los dos casos sea el tuyo, seguro que la disfrutarás con todas tus ganas junto a los tuyos.

Sin embargo, si no puedes permitirte el lujo de instalar este equipamiento en tu vivienda, tienes dos opciones: asumir los gastos del instalamiento de una piscina convencional o vender tu casa y aventurarte en adquirir una casa con piscina instalada.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍