Seguro que alguna vez te has preguntado cómo sería trabajar desde casa, sin tener que salir de tu hogar. ¡Qué cómodo! ¿No? Sea por el tiempo que inviertes en llegar al trabajo o por el costo que ello supone, probablemente hayas pensado que el trabajo que realizas en la oficina podrías hacerlo en tu casa perfectamente.

Actualmente, los trabajos que se suelen desarrollar en casa son los relacionados con la redacción, el marketing, el diseño, el periodismo, la asesoría o la administración.

Trabajar desde casa es sin duda una opción muy cómoda, pero también tiene una serie de desventajas a las que deberás enfrentarte.

Desventajas de trabajar desde casa

Al ejecutar tu trabajo en el mismo lugar en el que vives, te encontrarás con muy poca separación de tu vida laboral con tu vida familiar o social. Tu entorno será monótono, evitando que puedas desconectar. Puedes volverte una persona inactiva y sedentaria. Deberás gestionarte, ya no trabajas por tiempo sino por eficiencia. Si la organización de tus horarios no es la adecuada, puedes encontrarte trabajando a altas horas de la noche o los fines de semana. Es posible que te sientas solo o también puede que te distraigas continuamente. ¡Lo más importante es cómo te organizas!

trabajar desde casa

Ventajas de trabajar desde casa

Trabajar desde casa te permitirá ahorrar mucha cantidad de tiempo y de dinero a la hora de desplazarte. Si tienes la suerte de no vivir lejos de tu empleo es fantástico, pero en la mayoría de los casos no es así. El tiempo que invertimos en desplazarnos al trabajo puede afectar a nuestra salud física y mental, ya que las primeras actividades que dejamos de realizar son el deporte o la vida social. Trabajar desde casa también te permitirá reducir tu estrés, ya que dispondrás de más tiempo para ti. El trabajo individual aporta autonomía y flexibilidad de horario. Se ha comprobado que fuera del ambiente laboral hay una mayor productividad, trabajamos más rápido y mejor.

Consejos:

-Si te decides por trabajar desde casa, habilita una estancia de tu hogar para instalar una oficina o un despacho. Un lugar propio, tranquilo, confortable, con buena luz y ventilación, donde puedas trabajar a gusto.

-¡No te dejes! No descuides tu imagen, cuando te levantes dúchate y cámbiate. Ponte ropa cómoda pero no trabajes en pijama. Verte bien también te hará sentir bien, aunque no tengas que ir a una oficina.

-Gestiona tu tiempo para salir y desconectar… No te pases todo el día en casa, muévete, ves al gimnasio, queda con tus amigos o haz la compra. ¡Distráete!

Trabajes en casa o no, asegúrate de que lo que realizas hace que te sientas pleno y feliz. Es importante que te guste tu trabajo, sea cual sea el lugar donde lo ejecutes.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍