¿Sientes que en tu vivienda hace más frío del que debería? Puede que ahora, en plena época estival, no nos demos cuenta, pero cuando vuelve el invierno, aparecen de nuevo todos estos problemas.

Si tienes una vivienda con una antigüedad mayor a los 40 años, es decir, que su construcción es anterior a los años 80, seguramente no tenga un aislamiento térmico. Esto quiere decir que, a pesar de tener la calefacción todo el día puesta, y mantener las ventanas cerradas, el frío sigue entrando en la vivienda, suponiendo un mayor derroche de dinero.

La solución ante estos problemas no es otra que comenzar con los procesos para aislar tu vivienda. Existen numerosos modos de aislamiento: aislarla por el exterior, aislarla por el interior, o por los conductos donde pasa el aire.

No en vano, para aislar una vivienda ya construida es imprescindible seguir la técnica denominada “inflado de aislamiento”, siempre y cuando la vivienda tenga una cámara de aire. La forma de realizarlo es tapar los huecos que hay entre los tabiques de una fachada, donde pueden encontrarse tanto poliuretano, como lanas minerales o fibras de celulosa.

Aislar el tejado

Además de la técnica anteriormente mencionada, existen una serie de consejos muy útiles  para proteger la vivienda del frío o, en algunos casos, del calor.

Cómo aislar una vivienda ya construida

En primer lugar, el tejado de la casa. Este elemento es uno de los mayores causantes de que se enfríe la vivienda, puesto que más del 30% del calor de la vivienda se va por ahí. Para dejar que esto suceda, lo recomendable es utilizar materiales como el poliestireno extruido, para proteger el techo y no permitir que el calor se esfume por ahí.

Si aún crees que de esta manera el frío va a entrar, hay otra solución: la lana mineral. Este producto no solo se utiliza para eliminar el frío de la vivienda, sino también aislar la casa del ruido. ¡Todo son cosas positivas!

¿Y aislar las paredes?

Sin duda otro de los sitios por donde sale el calor son las paredes. Mientras que por el tejado se va el 30% del calor de la vivienda, por las paredes se va ni más ni menos que el 25% de la temperatura.

Cómo aislar una vivienda ya construida

En este caso, el aislamiento de la vivienda se puede hacer por el interior o por el exterior. En relación a si es mejor desde dentro o desde fuera, no hay una decisión clara, ya que en ambos casos hay aspectos negativos. Sin embargo, los expertos suelen recomendar aislar la vivienda desde el interior por la sencillez y el ahorro de dinero que supone.

¿Más alternativas?

Además de aislar el techo y las ventanas, existen algunos consejos extras para mantener el calor de la vivienda en invierno y ¡ahorrar dinero! Entre ellas encontramos el tema de calefacción. Es preferible mantener la calefacción durante todo el día con una temperatura estándar, de unos 21 grados, que ir subiéndola y bajándola, ya que supone un mayor gasto de gas.

En las ventanas también es muy recomendable utilizar cortinas y persianas aislantes. Cuanto más tapes aquellos conductos por donde se pueda ir el frío, ¡mejor!

Por lo tanto, si crees que tu vivienda pierde una gran cantidad de calor debido a su falta de aislamiento, sigue estos consejos y te aseguramos que el calor no volverá a irse de tu hogar 😊

reformar piso aislar housfy

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍