Las claves para conseguir hipotecas para mayores de 60 años

hipotecas para mayores de 60 años

¿Estás buscando hipotecas para mayores de 60 años? La edad es un elemento que las entidades bancarias tienen en cuenta a la hora de conceder una hipoteca. Los bancos prefieren no arriesgarse y las personas jóvenes son más factibles al contar con más tiempo para devolver el préstamo. Por esa razón han aparecido productos concretos que tienen en cuenta las necesidades de los mayores, como es el caso de la hipoteca inversa. A continuación vamos a descubrirte las claves para conseguir hipotecas para mayores de 60 años.

Factores a tener en cuenta para conseguir hipotecas para mayores de 60 años

Una persona mayor puede solicitar perfectamente una hipoteca y adquirir una segunda vivienda en la playa o bien disponer de una primera vivienda más cómoda y mejor ubicada. Ahora bien, puesto que las pensiones pueden resultar insuficientes, puede ser que se necesite mayor liquidez. 

Estos son los elementos que conviene tener en cuenta a la hora de solicitar una hipoteca si se es mayor de 60 años

  • Entre otras variables, el banco concede hipotecas en función de la edad del cliente y muchas entidades establecen una edad máxima con respecto a los solicitantes del préstamo. En el caso de un matrimonio o una pareja, algunas entidades financieras pueden tener en cuenta al miembro de menor edad, mientras que otras pueden fijarse en el solicitante con mayor capacidad de ingresos. De cualquier forma, cada banco tiene su propia política de riesgos, algo que es importante conocer para comparar y escoger la opción más adecuada.
  • Cuando el solicitante solo es una persona, los bancos suelen fijar un límite de 75 años que no se puede sobrepasar. La idea es sumar la edad del solicitante y el plazo de la hipoteca, de tal modo que si el cliente tiene 60 años, el plazo de hipoteca no puede ser superior a los 15 años. Ahora bien, mientras que algunas entidades bancarias como Bankinter o Ibercaja cuentan con ese límite, otras como BBVA reducen el plazo a los 70 años, mientras que Santander o Bankia, por ejemplo, extienden el plazo hasta los 80 años. 
  • Otra variable a tener en cuenta es la capacidad de endeudamiento del usuario (capacidad de asumir la deuda sin arriesgar su posición económica). La norma actual establece que la hipoteca no debe superar la tercera parte de los ingresos mensuales. Sin embargo, las entidades bancarias son conscientes de que cuanto mayor sea el solicitante, mayor será su capacidad de endeudamiento, y es que al contar con menos tiempo para pagar el préstamo, el porcentaje de los ingresos destinados a pagar las cuotas de la hipoteca será mayor.

Elementos que influyen en la aceptación de la hipotecas para mayores de 60 años

Las personas jubiladas o mayores de sesenta años parten de ciertas ventajas e inconvenientes a la hora de solicitar su hipoteca. Estos elementos son los que influirán en la entidad bancaria a la hora de conceder hipotecas para mayores de 60 años: 

  • Ingresos estables. Las pensiones son ingresos que se cobran puntualmente todos los meses, por lo que la entidad bancaria está asumiendo un riesgo menor que si hablamos de un trabajador por cuenta ajena, que puede ser despedido en cualquier momento, o un autónomo, cuyo nivel de trabajo puede disminuir o que puede tardar algo más en cobrar. 
  • Ahorros. Las personas mayores pueden disponer de ciertos ahorros con los que poder pagar parte de la hipoteca. En estos casos, existirá una mayor facilidad de concesión, pues el importe financiado será menor. 
  • Esfuerzo económico del cliente. El esfuerzo económico se mide teniendo en cuenta los ingresos y la cuota a pagar. De ese modo, los bancos pueden alargar el plazo de la hipoteca para evitar que las personas jóvenes hagan un gran esfuerzo económico, lo que sería una clara desventaja con respecto a las personas mayores. Y es que, en este caso, la cuota debe ser muy alta y es la entidad bancaria quién deberá valorar si el cliente puede hacer frente a ese pago mensual. 
  • Menos intereses. Al contar con un plazo de hipoteca inferior y una cuota mensual superior, los intereses que deben pagar las personas mayores se verán reducidos.

Cómo obtener liquidez a través de la hipoteca inversa

La hipoteca inversa surgió para favorecer la concesión de hipotecas a las personas mayores. Ahora bien, para solicitarla es necesario cumplir una serie de requisitos. 

Está regulada a través de la ley 41/2007 y se basa en un préstamo garantizado a través de la hipoteca de un inmueble, siempre y cuando sea la vivienda habitual del solicitante y se cumplan los siguientes parámetros

  • El solicitante debe tener 65 años o más. 
  • Tener una vivienda en propiedad. 
  • Podrían solicitarla los menores de 65 años, siempre y cuando tengan una discapacidad igual o superior al 33%. Asimismo, las personas que se encuentren en una situación de gran dependencia o dependencia grave. 
  • Tener herederos.
  • Que el préstamo no sea superior al valor tasado del bien inmueble.

¿Cómo podemos ayudarte a conseguir una hipoteca para mayores de 60 años?

Nuestro equipo de brokers hipotecarios te realizarán un estudio de viabilidad para conocer tu perfil financiero y ver las posibilidades que existen para obtener esta hipoteca. Gracias a nuestros acuerdos con más de 20 entidades bancarias podemos conseguirte las mejores condiciones para tu hipoteca.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta