El contador eléctrico es un sistema que mide el consumo de energía efectuado en una vivienda. Se encuentran en nuestras casas pero no los tenemos a la vista. Solo nos damos cuenta que existen a fin de mes, cuando recibimos la factura de la luz con los resultados obtenidos de estos medidores.

Tipos de contadores eléctricos

Actualmente existen dos modelos de contadores: los analógicos o tradicionales y los eléctricos o digitales. Su diferencia principal es la forma en la que leen el consumo. Los tradicionales lo hacen cada hora sin diferenciar el horario en el que se realiza el gasto. Los eléctricos, en cambio, miden el consumo registrado en la hora exacta en la que se ha producido. Inmediatamente después, envían el gasto directamente a la empresa distribuidora.

Las empresas distribuidoras tienen el deber de sustituir todos los contadores tradicionales por los eléctricos, según la Ley RD 1110/2007 (Plan de Sustitución de Contadores), hasta el día 31 de diciembre de 2018. Si en casa cuentas con un contador tradicional, te aconsejamos que realices el cambio registrando la lectura del contador antiguo antes de instalar el nuevo.

¿Alquilar un contador eléctrico o tener uno propio?

Los contadores eléctricos de las viviendas pueden ser del propietario o de la empresa distribuidora. Si decidimos alquilar un contador, deberemos tener en cuenta que la distribuidora se encargará del mantenimiento y del costo del contador, pero deberemos pagar una cuota mensual por éste. Por el contrario, si decidimos comprar uno propio, no pagaremos ningún alquiler pero el mantenimiento y el costo del contador correrán a nuestro cargo. El coste inicial de un contador suele ser elevado.

Lectura recomendada:  5 trucos para ahorrar energía en casa por tu cuenta

¿Cómo leer un contador eléctrico?

Para leer correctamente un contador eléctrico debemos saber si nuestro consumo tiene discriminación horaria. Esto nos permitirá entender en qué franjas del día es más barato el consumo (período valle) o más caro (período punta). El panel del contador nos mostrará el gasto realizado.

La discriminación horaria es una tarifa eléctrica para aquellos que tengan más de 15kW de potencia contratada y divide el consumo en estos dos periodos, valle y punta. El período punta es de 12h a 22h en invierno y de 13h a 23h en verano. Supone un 20% de coste superior. El período valle es de 22h a 12h en invierno y de 23h a 13h en verano y el ahorro sobre la tarifa base es del 47%.

Lectura recomendada:  Guía para dar de alta la luz en tu vivienda

Si nos fijamos, todo contador eléctrico cuenta con una luz roja. La luz nos proporciona la información principal del contador. Si se encuentra apagada, no existe suministro. Si la luz parpadea continuamente, significa que está activa y consumiendo. Cuando la luz parpadea muy rápidamente nos indica que el consumo se ha disparado. Finalmente si la luz roja se mantiene fija, significa (en muchos contadores) que el consumo contratado se ha disparado y se ha interrumpido el suministro eléctrico.

Una vez sepamos esto, el contador nos proporcionará los datos de consumo y nos permitirá controlarlo, optimizarlo y así conseguir un hogar eficiente. Deberemos comparar el gasto de cada mes para conocer las causas de nuestro gasto mayor e intentar cambiarlas para ahorrar en la factura de la luz y proteger el medio ambiente.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍