En España alrededor del 80% de los habitantes cuentan con una vivienda de su propiedad. Es por ello por lo que los bancos cuentan con un producto extremadamente atractivo para este país de propietarios. El mundo de las hipotecas es sumamente amplio. Estos productos bancarios cuentan con diferentes características, llegando a existir un préstamo hipotecario para cada tipo de público. Por ejemplo, la hipoteca inversa está destinada a personas mayores de 65 años o dependientes, propietarios de una vivienda.

Consigue tu hipoteca con Housfy

La hipoteca inversa, ¿qué es?

Las hipotecas inversas son un tanto peculiares ya que están destinadas a ayudar a los mayores a afrontar positivamente sus gastos personales a lo largo de la jubilación. Estas personas deben ser propietarios de un inmueble de un valor determinado y situado en una ubicación concreta.

Como su propio nombre indica, en estas hipotecas estaríamos actuando a la inversa. Es decir, al contrario que las hipotecas tradicionales, la entidad bancaria destina una cantidad concreta de dinero (normalmente una renta mensual) al titular. Eso sí, este titular tendrá que dar su propiedad al banco a cambio de este “favor” y, cuando fallezca, este inmueble pasaría a ser del banco. Además, una gran ventaja para el receptor de la hipoteca inversa es que el importe complementario que recibe no tributa en el IRPF. 

¿Cuál sería la cuota de la hipoteca inversa?

Este tipo de cuota hipotecaria no se trata de una renta fija. El importe depende de algunas características sujetas al titular. Estos factores suelen ser relativos al valor de la vivienda, a la edad del solicitante y su cónyuge, y a la opción de recepción de la renta (determinadamente o de forma vitalicia). En ocasiones, las comercializadoras aconsejan al titular contratar a la par un seguro de renta vitalicia. De esta manera, el solicitante puede garantizarse que contará con esta cuota de la hipoteca inversa hasta su fallecimiento.

hipoteca inversa

La deuda generada por la hipoteca inversa

La deuda se irá acumulando con el paso del tiempo hasta llegar el fallecimiento del titular o el fallecimiento del último beneficiario de este préstamo (los participantes de este sistema de crédito hipotecario deben reflejar en el contrato de la hipoteca inversa). Hasta entonces, la entidad bancaria no podrá, de ninguna manera, reclamar la restitución de la deuda generada. Y, es más, el banco no podrá arrebatar la propiedad inmobiliaria al solicitante.

Pero ¿qué pasa con los herederos cuando hay una hipoteca inversa?

Podríamos decir que es aquí cuando vienen los inconvenientes (en cierta manera). Cuando el titular de esta operación de crédito fallece, los herederos no reciben únicamente la propiedad. Sino que también tendrán que acarrear con el total de la deuda vinculada al titular de esta vivienda. Ante esta situación los herederos disponen de dos simples opciones: asumir la deuda y pasar a ser propietarios de ese inmueble o olvidarse de la deuda al vender la casa.

Si los herederos deciden quedarse con la vivienda deberán saldar las deudas con dicha entidad bancaria. Para liquidar esta deuda deberán devolver todo el importe de la deuda. Si no disponen del importe de la carga  en ese momento podrán contratar una hipoteca corriente por esta cuantía.

Si estos herederos deciden vender piso, la ganancia adquirida por el proceso de compraventa se usará para liquidar la deuda del titular de la hipoteca inversa. Pero ¿y si la cantidad de la transacción no cubre la totalidad deuda? En este caso, la entidad bancaria pasará a tomar cartas en el asunto pudiendo apurar la venta de otros bienes inmuebles de la herencia.

hipoteca 100 por cien

A fin de cuentas, la hipoteca inversa es una buena forma de obtener unos ingresos extra sin tener que depender íntegramente de la pensión. Por lo que si estás interesado en adquirir una hipoteca inversa para conseguir esos ingresos adicionales, contacta con nuestros expertos hipotecarios. Ellos te informarán sobre todo este proceso sin ningún tipo de compromiso.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍