Vender tu casa es una decisión importante, pero una vez tomada, puede que tengas que hacer frente a otras cuestiones igual de cruciales, e incluso más complejas. ¿Por qué precio vendo mi casa? ¿Cuánto cuesta realmente? ¿Cuánto dinero está dispuesta la gente a pagar por ella?

Sin la formación necesaria sobre el mundo de los inmuebles, puede que la única referencia que tengas es el precio que pagaste por tu casa cuando la adquiriste. Pero el valor de las viviendas está en constante fluctuación y depende de numerosos factores, lo que complica aún más esta cuestión. Por lo tanto, el precio de la vivienda hace unos años no será el mismo que ahora.

De qué depende el precio

Algunos de los factores que afectan al valor de la vivienda son:

  • El año de construcción. En general cuanto más antigua sea una vivienda, más se habrá depreciado su valor.
  • La zona también afectará al precio, ya que hay zonas mejor valoradas que otras, con más servicios próximos y más demandadas.
  • El tamaño de la vivienda, atendiendo tanto a la superficie total como a los metros útiles, así como a posibles extras como garajes o trasteros.
  • La orientación sur y los pisos más altos implican también un precio más elevado.
  • La calidad de los materiales y la construcción también será un elemento a tener en cuenta, así como el estado actual.
  • Las cargas o características legales que envuelvan al edificio. Por ejemplo, puede afectar que el edificio tenga una derrama, o sea necesaria una rehabilitación integral del edificio donde se encuentra la vivienda.

Sin embargo, para convertir toda esta información en números reales, se debe acudir a un profesional.

Tasación de la vivienda

Si necesitas conocer el valor de mercado de una vivienda tendrás que contactar con un profesional experto en realizar tasaciones. Suelen ser arquitectos con conocimientos en el sector y con experiencia en este tipo de valoraciones. Si no sabes a quien recurrir, son útiles páginas webs como Certicalia, donde puedes contactar fácilmente con técnicos especializados.

A la hora de contactar con el profesional, debes indicar el objetivo de la tasación, ya que la venta no es el único proceso que la requiere. Por ejemplo, también es necesaria en procesos de divorcio, de reparto de herencia, de negociaciones mercantiles, etc., y para cada una de estas situaciones se pueden emplear unos métodos de valoración diferentes.

Aunque hay diferentes métodos de tasación, el más habitual es el método de comparación de muestras, por el que se compara la vivienda con otras de características similares que se hayan vendido en la misma zona. Es necesario contar con una muestra suficiente para asegurar un resultado preciso.

Tasación de la vivienda protegida

Las viviendas de protección oficial funcionan de forma diferente. La fluctuación de su precio no depende del mercado ni del paso del tiempo, sino de la subida anual del IPC. En base a esto, las Comunidades Autónomas establecerán el precio máximo de venta, si bien la tasación podrá estar por debajo.

La agencia inmobiliaria

Pese a haber tasado la vivienda, has de tener en cuenta que no es lo mismo su valor real o de mercado, y el precio que la gente está dispuesta a pagar por ella. Por eso es conveniente, también, contar con la ayuda de una agencia inmobiliaria que te ayude a orientar el precio final en base a la oferta y la demanda del momento.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍