Muchas personas no podrán comprar un piso por falta de ahorros o ingresos, limitándose a disfrutar de la calidad de vida que merecen.

Aquí os proponemos unas cuantas opciones a la hora de adquirir un inmueble que os pueden ir muy bien si vais faltos de dinero y los bancos no os dan financiación.

1. Un bróker hipotecario puede conseguirte el 100% de financiación

Si tus visitas a los bancos no han sido fructíferas hasta ahora puede tener mucho que ver con esa falta de ahorros. Los bancos solamente están concediendo financiación que cubre el 80% del valor del inmueble, eso te deja con nada menos que el 20% restante que cubrir con tus ahorros más un 10-15% adicional de gastos como los impuestos, la tasación, el notario o el registro de la propiedad.

Pero aún queda esperanza, existen las llamadas hipotecas 100% y otros productos bancarios que podrían suplir tu falta de ahorros. Housfy dispone de un servicio de expertos en hipotecas que buscan las mejores condiciones y, en muchos casos, pueden llegar a conseguirte hasta el 100% de la financiación que necesitas para tu piso ideal.

banner-hipotecas-Housfy

 

2. Alquileres con opción a compra

Sin duda es una salida al alza que cada vez utilizan más los compradores. Es un contrato mixto o doble, compuesto por dos subcontratos: uno de compraventa y el otro de alquiler. El inquilino vivirá un tiempo pagando alquiler y, al cabo de un tiempo, tendrá la opción de comprarlo por un precio acordado al que se le descuentan, total o parcialmente, las rentas pagadas hasta el momento.

Para el propietario todo son ventajas: cobra un alquiler, se asegura una prima que paga el inquilino como garantía de compra, mucho mayor que una fianza, y acabará vendiendo la casa. El comprador, mientras tanto, también sale beneficiado porque podrá comprar una casa sin necesidad de créditos, ni avales y, por otro lado, pagará el precio de un alquiler normal, sin cargos extra. Lo más importante para el comprador es asegurarse de que, llegado el momento de comprar, podrá pedir un crédito o bien pagar el importe restante para finalizar la compra.

3. Vivienda de Protección Oficial

comprar piso sin ahorros

Una vía que permite a personas con baja renta conseguir una vivienda a un precio muy asequible. Existen varios tipos de VPO, nosotros tan solo hablaremos de ellas en términos generales. Una Vivienda de Protección Oficial es una vivienda que cumple con las siguientes características: superficie de 90 metros cuadrados con un precio de venta máximo, marcado por la comunidad autónoma.

De este modo, el precio de la vivienda de protección oficial es siempre inferior al de la vivienda libre. La principal ventaja, evidentemente, es el precio. Además, también podemos obtener ayudas públicas del Gobierno y de la comunidad autónoma para facilitar el pago de una entrada o para conseguir préstamos. Como contras, destacamos que no se puede traspasar en una media de 10 años (dependiendo de cada comunidad autónoma) y que el inmueble debe ser de vivienda habitual y permanente. Además, necesitaremos cumplir una serie de requisitos para optar a estas viviendas, como por ejemplo, no haber recibido ayudas antes, tener ingresos familiares bajos, etc.

4. Viviendas de entidades bancarias

comprar piso sin ahorros

Con la ola de pisos embargados producida por la crisis del ladrillo en España, los bancos adquirieron grandes carteras de pisos, hasta tal punto que tuvieron que crear sus propias promotoras para venderlos. Comprarle un piso a un banco siempre es buena opción cuando carecemos de ingresos y no podemos costearnos una vivienda libre común ni tampoco pedir un préstamo porque el precio es considerablemente más bajo.

No obstante, debemos advertir de que la gran mayoría de viviendas no son muy atractivas, por ese motivo los precios son tan bajos, porque los bancos desean sacárselas de encima. Las viviendas que generaban cierto interés ya se vendieron en su momento y ahora solo están las secundarias. Si no tienes más opciones, no es mala idea, pero hazte a la idea de que estas viviendas pueden ser pequeñas, tener defectos difíciles de ver de primeras, estar mal ubicadas etc.

5. Alquiler convencional y ahorro

La opción final y la más sencilla consistiría en recurrir al alquiler convencional, compartiendo piso o no (dependiendo de cada caso) y ahorrar el máximo posible durante el tiempo que estés de alquiler.

¡Recuerda! Si tienes problemas económicos para comprar un inmueble, estas son opciones que no son perfectas pero sí factibles y válidas para cumplir tus objetivos.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍