¿Cómo funciona la separación hipoteca sin estar casados?

separación-hipoteca-sin-estar-casados

Si compraste una vivienda con tu pareja y necesitasteis solicitar una hipoteca, ambos sois copropietarios de ese inmueble, aunque no estéis casados, por lo tanto, debéis pagar la hipoteca a partes iguales; pero ¿qué pasa si decidís separaros? A continuación, queremos explicarte cómo funciona la separación hipoteca sin estar casados sin estar casados y cuáles son las posibles soluciones.

Qué hacer con la hipoteca en caso de separación

Cuando una pareja se separa, uno de los principales problemas con los que se encuentra es qué hacer con el piso que tienen en común. Al ser ambos copropietarios de la vivienda y ser ambos titulares del préstamo de hipoteca, los dos tienen las mismas obligaciones y los mismos derechos.

El principal concepto que se debe tener en cuenta cuando una pareja se separa es que el pago de la hipoteca sigue siendo responsabilidad de los dos y este no se puede parar. A pesar de que la relación haya terminado es obligatorio seguir abonando cada mes la cantidad establecida.

Como la hipoteca consta de dos titulares, la entidad prestamista que es la que concedió el dinero, reclamará a ambas partes los pagos mensuales y estos no se podrán eludir.

Existen varias soluciones y todas ellas están condicionadas a la situación particular de la pareja, tanto económicamente, como para ponerse de acuerdo con la toma de decisiones en la separación hipoteca sin estar casados.

Vender el domicilio

La primera solución es vender el domicilio, pero para ello ambas partes deben estar de acuerdo. Esta es la mejor manera para saldar la deuda con la entidad de préstamo que les concedió la hipoteca en su momento. Después podrán repartirse a partes iguales el dinero sobrante, en caso de que lo haya.

De esta manera ambas partes quedarían libres de hipoteca y todos los bienes en común se dividirían a partes iguales. En este caso, ambos miembros de la pareja quedarían exentos de todo tipo de responsabilidades con respecto al domicilio que compartían en el pasado.

Esta solución puede encontrarse con tres posibles obstáculos, que pueden hacer imposible la venta del domicilio:

  • Que una de las dos partes no esté de acuerdo con vender casa con hipoteca o quiera quedarse a vivir en él. Esto suele ocurrir cuando hay hijos de por medio y uno de los dos progenitores quiere dejar esa vivienda como herencia para su descendencia.
  • Actualmente, se está viviendo un estancamiento en el mercado inmobiliario que puede hacer que el comprador tarde mucho en llegar y comiencen a surgir desacuerdos en la pareja. En ese caso es posible que se desista de la venta o que se venda por un precio bastante más bajo del recomendado para amortizar la hipoteca.
  • La hipoteca debe ser inferior al precio por el que se venderá el piso, ya que de otra manera el préstamo no quedará saldado y la pareja seguirá estando unida en la obligación de pagar cada mes. Además, existen pocos bancos que te permitan adelantar una gran cifra de dinero, pero que no salde por completo la deuda y eso podría ocasionar que tuvieras que pagar varias sanciones a la entidad financiera.

Entregar el piso al banco

En caso de que el comprador no llegue o que no estéis dispuestos a tener que seguir en contacto a causa de la venta del piso, existe la solución de entregar el piso al banco y de esta manera saldar por completo la deuda que os queda pendiente con ellos.

En este caso no estaríais amortizando todo lo que lleváis pagado de hipoteca, sino que simplemente os permitiría dejar de pagar. Es una opción que pocos bancos aceptan, sobre todo si sois de los clientes que soléis pagar las cuotas rigurosamente mes a mes, ya que no podríais amortizar hipoteca.

Que uno de los miembros de la pareja se quede con la vivienda

En el caso de que uno de los dos quiera quedarse con la vivienda se deberá acudir a un notario y comenzar con el proceso de cambio de nombre de la propiedad a un solo propietario. 

Para poder obtener el 100% de la propiedad se tendrá que subrogar hipoteca. La persona que se quede con el piso deberá pagar la parte correspondiente de hipoteca ya abonada a la persona que no se queda con ningún bien. Además, deberá seguir pagando mes a mes la totalidad de la hipoteca hasta que la deuda con la entidad que le proporcionó el préstamo quede saldada.

Podría parecer entonces que la pareja que no se queda con el piso está completamente exenta de responsabilidades; pero el caso es que, si el individuo que debe seguir pagando la hipoteca se retrasa en sus cuotas, la entidad financiera irá a buscar al antiguo copropietario, es decir a la expareja del actual dueño del inmueble. 

Conocer todo acerca de la separación hipoteca sin estar casados es algo muy interesante porque, de esta manera, sabrás qué podrá suceder con la hipoteca de la vivienda en caso de que tú y tu pareja os separéis. Para que este proceso tenga las menor repercusión para ambos, lo mejor es contratar una hipoteca con buenas condiciones, como las que ofrece nuestro equipo de Housfy Hipotecas. Contamos con diferentes soluciones hipotecarias para todos aquellos que quieran financiar su vivienda con un préstamo que se ajuste a sus necesidades y les permita disfrutar de un nuevo hogar.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta