En anteriores entradas de nuestro blog, hemos contado al detalle que era la cláusula suelo. A modo de resumen, la cláusula suelo, es un punto del contrato hipotecario que afectaba a las hipotecas de tipo variable y estipulaba un tipo de interés mínimo a aplicar. Si al calcular la cuota, el tipo de interés que salía era inferior al de la cláusula, el banco te cobraba la cuota al interés que se establecía en el contrato.

Consigue la hipoteca con las mejores condiciones 

Con esta pequeña cláusula contractual, el banco se garantizaba que los tipos de interés que pagarías durante la vida de la hipoteca no bajarían de cierto porcentaje. Dicha medida se consideró como injusta, ya que cliente y banco no asumían los mismos riesgos. Mientras que el cliente pagaba las consecuencias de una posible subida del Euribor o el IRPH, no podía disfrutar al completo de las ventajas de una bajada de estos índices. Por todo ello, en España, hoy en día se considera una cláusula ilegal y se puede reclamar todo el dinero pagado de más al banco.

¿Cómo se si tengo cláusula suelo?

Tal y como hemos comentado, la cláusula suelo sólo afecta a las hipotecas de tipo variable, de modo que, si tu hipoteca es a tipo fijo, puedes respirar tranquilo. En el caso de que tu hipoteca sea a tipo variable, a continuación, te contamos cómo detectarlo.

Contrato hipotecario

No es la forma más rápida, ni la más entretenida, pero sí la más efectiva. Con el contrato hipotecario en mano, se puede comprobar si el banco nos ha estado aplicando la cláusula suelo o no. Podrían habérnoslo puesto fácil y escribir un epígrafe contractual titulado: “Cláusula suelo”. Por desgracia no es así, así que para encontrarlo tendremos que poner un poco de nuestra parte.

cláusula suelo

La cláusula suelo suele aparecer en las escrituras de la cláusula tercera Bis, camuflada en una frase que indique que el tipo de interés no podrá ser inferior a “x”. Si no se encuentra en este apartado, la podemos encontrar también en algún epígrafe que lleve por título: Límites de la variabilidad”, Tipo de interés mínimo”, o algo similar.

A la vista

Puede que consultar las escrituras del préstamo hipotecario te suponga demasiado esfuerzo. En este caso, existen otras fórmulas menos engorrosas, para encontrar evidencias de que el banco nos ha cobrado de más.

Coge tus últimos recibos de la hipoteca. Si el tipo de interés que te aplica el banco está redondeado, muy probablemente nos encontremos delante de un caso de cláusula suelo. Piensa que el tipo de interés variable se calcula sumando el Euribor + un diferencial. Que dicha suma dé como resultado un número redondo es poco probable.

Puedes pedir también, un cuadro de amortización del préstamo a tu entidad. De este modo, podrás ver en una hoja, los intereses que has ido pagando mensualmente. Si los intereses se mantienen fijos durante cierto tiempo, puede que no sea casual y que el banco se esté beneficiando de la cláusula suelo.

Alta probabilidad

Muchas de las hipotecas afectadas por la temida cláusula, son hipotecas que se cerraron durante el boom de la burbuja inmobiliaria. A finales de los 90 y principios de los 2000 el Euribor se situó por encima del 3%, e incluso el 4%. Los bancos aprovecharon el momento para cerrar un sinfín de operaciones a tipo variable y se cubrieron las espaldas de una posible caída del Euribor a través de la cláusula suelo.

Si compraste durante la burbuja y tu hipoteca es a tipo variable, es muy probable que la cláusula suelo te afecte. Pero no todo son malas noticias. Cuánto más alto sea el interés límite especificado en el contrato, más dinero podrás recuperar. ¡Brindemos por ello!

¿Desde qué años se pude reclamar la cláusula suelo?

El 9 de mayo de 2013, el tribunal supremo (TS) declaró la cláusula suelo como nula. Especificó que se podrían reclamar todas las cantidades cobradas de más por los bancos a partir del día de la sentencia. Sin embargo, el 21 de Julio de 2016, el Tribunal de justicia de la UE (TJUE), en sentencia inapelable, dictó que los bancos deberían devolver todo el dinero cobrado de más a través de la cláusula.

Al ser un órgano superior, la sentencia del TJUE, hizo que la del TS quedara anulada. Por ello, la totalidad del dinero cobrado de más, se puede reclamar desde el 21 de Julio de 2016. Si realizaste tu reclamación antes de esta fecha o todavía no lo has hecho, no esperes más y quédate con lo que es tuyo.

La cláusula suelo se consideró injusta porque los clientes firmaron el contrato hipotecario sin ser debidamente informados. Por desgracia, no siempre el TJUE podrá proteger tus derechos. Por eso, en Housfy, contamos con el mejor equipo de asesores hipotecarios dispuestos a ayudarte y asesorarte en todo momento. Porque la información es poder.

Cláusula suelo

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍