Al hablar de restaurar una vivienda, en ocasiones solemos utilizar términos que muchas veces se vuelven confusos. Estos términos son rehabilitación y reforma. Aunque a primera vista parece que hacen referencia al mismo tipo de obra dentro del sector de la construcción, no es lo mismo hablar de una reforma o una rehabilitación de una vivienda.

Como punto de partida tenemos que tener claro que hablar de un concepto u otro dependerá de la obra y todo lo que va ligado a ella. Por ejemplo: el desarrollo de la obra, las características y las necesidades.

Lectura recomendada:  Cómo reformar una casa con poco dinero

¿Rehabilitación o Reforma?

Cuando hablamos de reforma nos referimos a todas aquellas obras que supongan cambiar, modificar o sustituir acabados, tabiques, materiales, instalaciones (en buen estado o que se puedan utilizar) u otros componentes. Estos cambios tienen que ver con razones estéticas y no razones funcionales. Las obras de reforma se realizan cuando a pesar de que el inmueble consta de un buen estado de conservación el propietario quiere cambiar la vivienda en base a sus gustos personales. Este tipo de obras siempre buscan una mejor comodidad del espacio y una mejora del inmueble dependiendo de los deseos del propietario.

En cambio, si nos referimos a las obras de rehabilitación, este tipo de obras hacen referencia a cambios, modificaciones o sustitución de tabiques, materiales acabados e instalaciones que no están en buen estado o que no es posible utilizarlas, por ejemplo, el daño de instalaciones eléctricas. Es decir, la rehabilitación se realiza cuando la vivienda o edificio está en mal estado y se tiene que proceder a suprimir estos deterioros y pasar a la reparación y reposición de estos elementos dañados. Una rehabilitación no está sujeta a razones de estética ni de gusto personal. Sino que tiene una gran relación con razones funcionales de la estructura e instalación del edificio.

Tenemos que tener en cuenta que el término rehabilitación también afecta a las fachadas, tejados, zonas comunes y escaleras de los edificios. Cualquier mejora de aislamientos o reparación en las instalaciones generales del edificio (como la antena, los contadores de agua o los desagües) son acciones que entrarán dentro de este término. Por lo que, si la estructura está en mal estado, pero queremos conservarla, estaremos hablando de rehabilitación integral.

¿Qué es lo que necesita mi vivienda, una rehabilitación o una reforma?

Ahora viene el siguiente paso, y es cuando se generan las dudas. En este momento se nos pasa por la cabeza esta pregunta: ¿mi propiedad necesita una reforma o una rehabilitación? No te preocupes, porque no es complicado de saberlo. Así que respira, y continua la lectura.

Para saber que tipo de obra necesita tu inmueble lo recomendable es contactar con una empresa especializada. El experto se acercará al lugar y de esta manera podrá estimar cual es la obra que tu vivienda necesita. Después de esta estimación, esta empresa podrá asesorar al propietario sobre el mejor procedimiento para contar con un inmueble totalmente nuevo.

En Housfy contamos con profesionales especializados en este tipo de obras que podrán asesorarte en todo momento. Te podrán informar sobre la correcta rehabilitación o reforma de tu piso o casa. Por lo que, si estás pensando en realizar alguna obra o tienes dudas acerca de que tipo de obra necesita tu inmueble, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte y pedirte el presupuesto para tu obra.

Lectura recomendada:  ¿Cuánto cobra una inmobiliaria por la venta de un piso?

Autor

Housfy
Housfyhttps://housfy.com/valora-tu-piso
La alternativa digital a las agencias inmobiliarias. Vende tu piso de particular a particular y en menos de 90 días.

Recomendamos

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!