Una de las razones por la que mucha gente se aventura a realizar una reforma es eliminar elementos divisorios de un piso o cambiar su distribución. En la mayoría de los casos esto no supone un problema, siempre y cuando venga acompañado de un proyecto y la supervisión de un arquitecto. Pero, otras veces, esta reforma se complica totalmente cuando nos encontramos con el muro de carga. Estas paredes no se pueden tirar ya que son elementos que forman parte de la estructura de la vivienda.

¿Qué es un muro de carga?

Los muros de carga son paredes que cuentan con una función estructural. Estos elementos a parte de dividir dos espacios soportan el peso del edificio. Por este motivo, estas paredes deben respetarse y dejarlas intactas, de no ser así, esta acción podría repercutir gravemente en la estabilidad del inmueble.

¿Cuáles son las diferencias entre tabique y muro de carga?

En esta situación pueden crearnos algunas dudas, como, por ejemplo: ¿estás delante de un muro de carga o es un simple tabique? Para diferenciar estos dos elementos existen algunos trucos para indicar si una pared es un muro de carga o un tabique. Una vez identificadas las paredes con estos mecanismos podrás tener una visión más clara de la futura distribución de tu vivienda. Eso sí, antes de comenzar con la reforma, te aconsejamos que contactes con un profesional, ya que de lo contrario las consecuencias de este tipo de obra pueden ser irreversibles. Ya no solo para la propia vivienda sino para el edificio completo. A su vez, para realizar este tipo de reforma es necesario una evaluación previa de un arquitecto o un aparejador.

Lectura recomendada:  Consejos para insonorizar las paredes de tu casa

Antes de realizar cualquier análisis de las paredes de la propiedad es necesario contar con un plano actualizado de la vivienda. De esta manera tendremos una visión más real del estado actual del inmueble, dado que esta propiedad o edificio ha podido sufrir modificaciones, mejoras o reformas que no se han recogido aun en ningún proyecto o plano.

Te recordamos nuevamente que para poner en marcha esta reforma debes consultar con un profesional que identifique correctamente estos elementos. Pero si eres un poquito impaciente y te gustaría tener una visión cercana de tu futura reforma te damos algunas pistas que te ayudarán a identificar estos muros de carga:

  • El grosor de las paredes es el principal indicador de los muros de carga. Estas paredes cuentan con más densidad que las paredes normales. Por ejemplo, un tabique cuenta con un espesor de unos 10 centímetros, en cambio, el muro de carga puede llegar a unos 30 centímetros de grosor.
  • Cuando una pared tiene deformaciones es debido a que el peso de la estructura no está bien repartido. Si una pared tiene deformaciones se trata de un muro de carga.
Lectura recomendada:  7 ideas para decorar las paredes de tu casa
  • Si tenemos un plano de la casa será fácil identificar los muros de carga, ya no solo por su grosor sino por su posición.
  • Un edificio que se ha construido con muros de carga tendrá todo su contorno formado por estos elementos.
  • Ojo, el perímetro de las escaleras puede estar compuesto por muros de carga.
  • Por último, para saber si una pared se trata de un muro de carga podemos guiarnos por el sonido que produce al darle un golpe. Si el sonido es firme y consistente estarás delante de un muro de carga, en cambio si el sonido es hueco y débil se puede tratar de un tabique.

¿Es completamente imposible tirar un muro de carga?

En principio, el hecho de eliminar un muro de carga es una tarea complicada y hasta hace tiempo imposible de plantearse. Pero hoy en día se han realizado técnicas que permiten reformar estos muros de carga, llegando incluso a eliminarlos. Eso sí, esta obra siempre irá de la mano de un arquitecto colegiado para que el esqueleto y el cuerpo del edificio no sufra daños.

En Housfy te ponemos en contacto con auténticos profesionales de este tipo de reformas integrales para realizar tu proyecto de una manera satisfactoria. Si lo necesitas puedes contactar con nosotros y pedirnos presupuesto, sin ningún compromiso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Recomendamos