Vivienda colectiva: ¿cuáles son sus ventajas?

vivienda-colectiva

Es posible que nunca hayas escuchado el concepto de vivienda colectiva, o a lo mejor sí has oído hablar de él pero no tienes del todo claro en qué consiste. Si te interesa descubrir de qué trata este tipo de residencia, quédate en este artículo y sigue leyendo porque te lo vamos a explicar. La información te será muy útil en caso de que estés en búsqueda de un inmueble para vivir en él. Con lo que te contemos, podrás barajar qué tipo de hogar se ajusta a tus necesidades.

¿Qué es una vivienda colectiva?

Una vivienda colectiva se define como un edificio o conjunto de edificios que alberga viviendas que son individuales. En cada una de esas viviendas habita una unidad familiar que es independiente al resto. Asimismo, en la vivienda colectiva existen las denominadas zonas comunes, como bien pueden ser el portal, un parque o piscina comunitaria, el garaje, los trasteros, etc.

La estructura de esta vivienda es indiferente, es decir, se puede tratar tanto de pisos, como de áticos, lofts o dúplex. Lo que realmente determina que se trata de una vivienda colectiva es la relación entre sus residentes y el uso que se de a la construcción.

Aquí en España, la vivienda colectiva es lo contrario a lo que sería la vivienda unifamiliar. Mientras que una casa es una vivienda unifamiliar, un piso se sitúa dentro de una vivienda colectiva.

Es habitual que este término nos haga pensar en viviendas de protección oficial (VPO), en urbanizaciones o en apartamentos. Pero, de igual manera, podemos afirmar que también son viviendas colectivas las residencias para gente mayor, las residencias de estudiantes, los hoteles, los cuarteles, las prisiones, etc. El motivo de ello es que, en todos estos lugares mencionados, viven personas de forma independiente, pero todas comparten un nexo común (aunque tan solo se trate de la entrada al edificio).

Cronología de la vivienda colectiva en España

Existen diversas fases en cuanto a la vivienda colectiva. A partir de la revolución industrial, los patrones urbanos variaron y la demanda de inmuebles en las ciudades creció. En consecuencia, las viviendas colectivas resultaron de la necesidad de juntar muchas unidades de residencia.

Si nos situamos en España, a principios del siglo XX, antes de la guerra civil, proliferaban las residencias de este tipo en las capitales. De hecho, por su calidad muchas se conservan a día de hoy. Años posteriores, a raíz de la situación de posguerra hacia los años 40 y 50, tienen una presencia importante las casas o viviendas más baratas y con materiales de construcción de no tan buena calidad.

Es hacia la segunda mitad de siglo, entrados los años 70, cuando vuelven de nuevo los edificios con mejor calidad. Las calles también empiezan a estar mejor asfaltadas. España comienza a fijarse más en los países del continente europeo, separando las zonas residenciales de las comerciales y de las de comunicación. Además, se originan barrios en los que los coches quedan apartados y se ven parques interiores en los edificios.

A pesar del intento de modernizarse, ese cambio genera inseguridad ciudadana y en los años 90 se hace una vuelta a los comercios a pie de calle y a esas mismas calles con coches.

En la actualidad, es decir, en pleno siglo XXI, la presencia de las viviendas colectivas tiene muchísima fuerza en nuestro país.

Ventajas de una vivienda colectiva

A continuación te vamos a mostrar una serie de ventajas de residir en una vivienda colectiva:

  • Normalmente se ubican en zonas céntricas de la ciudad, por lo que tendrás acceso a una amplia variedad de comercios y servicios.
  • Dispone de zonas comunes que podrás aprovechar sin ningún problema. Además, cuentan con servicios de mantenimiento, lo que te proporcionará una gran comodidad.
  • Este tipo de viviendas te ofrecerán una gran superficie útil habitable dentro de un espacio de suelo reducido.
  • Dispondrás de todos los servicios básicos con una mayor eficiencia económica.
  • En relación a las casas tradicionales, el coste de la propiedad es menor.
  • Si la propiedad está alejada de la gran concentración urbana, los habitantes de la vivienda (es decir, la comunidad) disfrutarán de un mayor aprovechamiento de los servicios básicos de luz, agua y gas.

Como ves, existen muchos puntos a favor de este tipo de viviendas. Ahorro, eficiencia y su tamaño adecuado son algunos de los múltiples beneficios de estas construcciones. Y tú, ¿qué opinas sobre las viviendas colectivas?

Te ayudamos a encontrar tu vivienda perfecta

Si, por otro lado, estás en la búsqueda de un inmueble, ya sea vivienda colectiva o vivienda unifamiliar, puedes encontrarlo desde Housfy. En nuestro portal encontraras cientos de opciones de vivienda por todo el país. Además, nuestros expertos inmobiliarios te pueden ayudar en cualquier momento.

Consigue con Housfy la mejor hipoteca para tiDesde TAE Variable 0.95% y TIN 0.55%+Eur a 30 años (1)

(1) VARIABLE: TAE Variable 0,949% / TIN Variable 0,55% + Euribor . Importe 150.000€. Plazo 30 años 360 cuotas de 452,9€. Importe total adeudado 163.066,17€. Cumpliendo condiciones de nómina domiciliada, 3 recibos de suministros básicos, seguro de vida y seguro del hogar contratado por la entidad bancaria. El coste puede fluctuar en función de subidas y bajadas del Euribor, con lo que la cuota y total adeudado pueden variar durante la vida del préstamo. Ejemplo calculado en base a Euribor a un año publicado en abril de 2022 en el B.O.E correspondiente al mes de abril del 2022 (+0,013%) y sistema de amortización francés.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta