Todos sabemos qué es un préstamo hipotecario y los básicos de cómo funciona cuando compras una vivienda, pero hay un tipo de crédito hipotecario que es lo opuesto, hoy descubriremos qué es una hipoteca inversa y cómo puedes solicitarla si cumples los requisitos.

Solicita una hipoteca con las mejores condiciones

¿Qué es una hipoteca inversa?

Este producto financiero es un préstamo del banco vinculado con la vivienda habitual y se puede hacer una vez estás jubilado. Una hipoteca inversa es literalmente eso, el banco te dará durante esos años un dinero por tu casa hasta el fallecimiento del titular o la cancelación del producto.

Una vez llega esa fecha, los herederos tienen dos opciones:

  • Devolver el dinero prestado al banco y recuperar la propiedad.
  • Vender la vivienda para saldar la deuda con el banco.
  • Rehipotecar la vivienda para poder pagarla.

Es importante que tengas en cuenta que normalmente las entidades dan un año de margen para devolver el dinero y que la opción de que el banco se quede la vivienda es muy poco habitual por no decir que nunca sucede, ya que las entidades no tienen interés en tener más viviendas sin vender en stock.

La renta que el banco da a los propietarios dependerá del valor de la propiedad y para ello se tiene que llevar a cabo una tasación. Además también entra en juego el factor de la edad, es decir, que cuánto más tarde la hagas más dinero recibirás al mes ya que el banco te entregará el dinero de la tasación ya sea mes a mes, anualmente o de golpe.

qué es una hipoteca inversa

¿Quién puede solicitarla?

Una hipoteca inversa tiene como requisito la jubilación y que sean mayores de 65 años, este es el requisito principal junto a que tengas una vivienda en propiedad. También pueden acceder a una hipoteca inversa personas con un grado de dependencia alto o de total dependencia. Pero los requisitos pueden variar según el banco.

Como decíamos al principio, es importante que el solicitante tenga una vivienda en propiedad, como es lógico, e idealmente libre de cargas. Pero si aún estás pagando la hipoteca no pierdas la esperanza, porque está la opción de que el banco añada el dinero del préstamo se añadiría a la valoración de la tasación de la vivienda. Ten en cuenta que cuánto más alta salga la tasación más les va a interesar al banco porque podrán sacar más rentabilidad.

En resumen, puedes solicitar una hipoteca inversa si:

  • Tienes más de 65 años.
  • Estás jubilado/a.
  • Tienes un grado de dependencia alto o total.
  • Eres titular de una vivienda (principalmente libre de cargas).

¿Qué es una hipoteca inversa?: ventajas y riesgos

Como cualquier producto financiero, una hipoteca inversa tiene una serie de ventajas y riesgos que es importante que valores antes de solicitarlo.

Ventajas

La gran ventaja es que es una gran ayuda para aquellos que con solo la pensión no tengan suficiente para vivir. Puedes sacar rentabilidad a una vivienda sin tener que venderla o alquilarla.

Además, en caso de que quieras cancelarla el banco no suele aplicar comisiones por cancelación. Pero si que tendremos que retornar el dinero prestado más los intereses.

Riesgos de una hipoteca inversa

Hay que tener mucho cuidado con este tipo de productos por los intereses, ya que son mucho más altos que los de un préstamo hipotecario.

Además, la propiedad irá perdiendo valor con los años, por lo que la renta no será la misma y puedes encontrarte en la situación en que la vivienda tenga un valor inferior al préstamo. Es decir, que cuando toque devolverlo al banco estarías pagando mucho más dinero de lo que realmente vale la casa.

qué es una hipoteca inversa

Una hipoteca inversa puede llegar a ser útil en ciertos momentos, pero el riesgo de este tipo de producto es muy alto. Es por eso que lo mejor es contar con intermediación y expertos hipotecarios que te asesoren y te guíen para escoger siempre las mejores condiciones.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍