¿Qué piso me puedo comprar con mi sueldo en 2022?

que-piso-me-puedo-comprar-con-mi-sueldo-en-2022

En lo que va de año, hasta mayo de 2022, se han realizado un total de 275.987 operaciones de compraventa. Este dato tan positivo indica que el mercado inmobiliario está en auge, siendo uno de los datos más destacados desde el boom de la vivienda en 2007. Por lo que actualmente es un buen momento para comprar un piso. Pero puede te hagas la siguiente pregunta: ¿qué piso me puedo comprar con mi sueldo? Dependerá de varios factores y de tu situación. Desde Housfy te podemos ayudar. Vendemos tu piso en menos de 60 días gracias a nuestro método 100 % online en el que los mejores expertos te acompañarán en todo el proceso y ahorrarás tiempo y dinero en comisiones. ¡Adelante!

¿Cómo están los precios de la vivienda? 

El precio de la vivienda en España asciende un 8,2 % interanual situándose en un precio medio por metro de 1.685 € / m² en el segundo trimestre de 2022, según datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Si nos fijamos por la tipología de vivienda, el precio medio de venta para comprar una casa ronda entre  65.000 € y 1.050.000 €, estando el precio por metro cuadrado en 1.307 € / m². En cambio, si lo que prefieres en un piso, el precio medio de venta oscila entre 64.900 € y 399.000 €, estando el precio por metro cuadrado en 1.700 € / m².

Cabe destacar que los precios pueden variar dependiendo de donde se encuentre ubicada la vivienda. Es decir, el precio por metro cuadrado no será igual en todas las ciudades, por ello, te dejamos un listado con las 5 ciudades con el precio por metro cuadrado más caro:

  • San Sebastián: 3.885 € / m²
  • Barcelona: 3.564 €  /m²
  • Madrid: 3.492 € / m²
  • Bilbao 2.580 € / m²
  • Palma de Mallorca 2.558 € / m²

Según los ingresos… ¿qué piso puedo comprar con mi sueldo?

Este es un aspecto fundamental tanto a la hora de comprar una casa directamente de particular como si contratas los servicios de una inmobiliaria. Si una de tus preocupaciones es qué piso puedo comprar con mi sueldo, puedes organizarte para saber con los ingresos que cuentas, cuanto tienes que ahorrar y los gastos que tienes que afrontar.

De cualquier forma, se trata posiblemente de la mayor inversión que hagamos en nuestras vidas. Por eso es importante que sepamos exactamente hasta donde podemos endeudarnos para poder adquirir la vivienda que queremos.

Los ingresos con los que debemos contar tienen que ser recurrentes porque para el banco las ganancias ocasionales o puntuales no son tenidas en cuenta para analizar la capacidad de pago. Lo más aconsejable es que el porcentaje de endeudamiento del hogar no supere el 30 % de los ingresos netos mensuales. 

Por ejemplo, si tienes un salario de unos 1.400 €, la cuota de la hipoteca no podrá superar los 450 € o si en una familia las ganancias conjuntas asciende a 4.000 € las mensualidades no deberían exceder de los 1.200 € mensuales. Lo mejor es contar con un simulador de hipoteca, para hacerte una idea de cuanto puedes llegar a pagar por las cuotas hipotecarias.

También, hay que destacar que los bancos en el momento de hacer el estudio de tu perfil económico tienen en consideración las deudas que puedas tener. Por este motivo es fundamental que estés al día de todos los pagos como facturas, recibos, deudas…

¿Cuánto tengo que ahorrar?

Por lo general, la mayoría de las financieras ofrecen el 80 % en los préstamos hipotecarios, a no ser que se trate de hipotecas 100 %; de manera que lo más idóneo es tener ahorrado el 20 %. 

Aunque no hay que olvidar que también se han de hacer frente a diversos gastos derivados de las gestiones y trámites que implica tanto compra como vender un piso. Por ello, lo más recomendable es disponer de un 35 % de ahorros.

Calcular los gastos de compraventa

Cómo comentábamos, las operaciones de compraventa llevan consigo ciertos gastos que hay que asumir. Algunos de ellos corren a cargo del comprador y otros del vendedor, aunque pueden acordarlo en el momento de formalizar el contrato de compraventa.

Entre ellos, cabe destacar:

  • El Registro de la Propiedad.
  • Gastos de notaría.
  • El impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP) y el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD), en el caso de las viviendas de segunda mano.
  • El impuesto sobre el valor añadido (IVA), que solo hay que abonar cuando se adquiere una vivienda de obra nueva.

Además, en el caso de solicitar una hipoteca, también hay que considerar:

  • Los gastos de la tasación del inmueble.
  • La comisión de aperturas, entre otras.

Normalmente, todos estos costes suelen suponer un 10 o 15 % del valor de la operación.

Según el tipo de hipoteca que elijas…

Influirá en la cuantía que deberás pagar cada mes. Es decir, escoger entre una hipoteca a tipo fijo o una a tipo variable determinará si dependes de las fluctuaciones del Euríbor o tienes un diferencial permanente.

Hipoteca fija

Para los que les prefieran la tranquilidad y estabilidad las hipotecas fijas son su mejor opción. Sabrás perfectamente lo que pagarás cada mes porque el importe será el mismo, ya que el tipo de interés no variará.

Hipoteca variable

En las hipotecas variables, en cambio, el tipo de interés se compone, por un lado, por un tipo de referencia fijo que establece la entidad y por otro por un índice de referencia, que es el Euríbor. De manera que la cuota dependerá de la evolución de este índice.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta