Subastas de casas: ¿Cómo funcionan?

Subastas casas

Las subastas de casas son una buena alternativa para aquellos quieren adquirir una vivienda a un precio más bajo del que marca el mercado. Y más en estos momentos que los precios de las viviendas siguen en alza. Si estás pensando en vender tu piso para comprar uno mediante una subasta, en este artículo te explicamos todo lo que tienes que saber.

Vende tu piso más rápido y ahorra en comisionesVende en 60 días y paga 4.490€ solo si vendes

¿Qué son las subastas de casas?

Para entender qué son y cómo funcionan las subastas de casas, es importante conocer de donde provienen las viviendas. Los inmuebles que se subastan, por lo general, son pisos de bancos que los han embargado a sus propietarios por no haber pagado la hipoteca correspondiente. Por lo que, al no haber hecho frente a este pago, el banco se queda con la vivienda y la pone a disposición de una subasta para poder recuperar el dinero.

Estas subastas son en realidad subastas judiciales, es decir, un procedimiento por el que una persona solicita al juzgado la subasta de una vivienda que está hipotecada o embargada para poder cobrar esa deuda.

¿Cómo funcionan estas subastas?

El procedimiento de dichas subastas está regulado por la ley de Enjuiciamiento Civil. Y en cuanto a la forma de realizarse, en el año 2015, se implantó la subasta judicial electrónica que, para acceder, deberás registrarte en el portal de subastas del BOE. 

En esta web podrás ver los anuncios de las viviendas que se subastan y la fecha de la puja. Cuando haces una puja recibes un acuse del momento exacto en que la has hecho y el precio que has ofrecido. Puedes seguir pujando mientras la subasta siga abierta, que suele ser durante un plazo de 20 días.

Cuando termina la subasta, se comunica el nombre del postor que ha ganado y la puja que ha hecho. Si no has ganado la subasta, te devuelven el depósito, y, si eres ganador, el depósito es parte del precio de la vivienda.

¿Qué se necesita para pujar?

Conseguir una vivienda en una subasta no es un proceso del todo sencillo. Para entrar en estas subastas, es necesario cumplir con una serie de condiciones. Además, también deberás hacer frente a posibles gastos de venta de vivienda. Los requisitos para poder acceder son de carácter económico, por lo que si no dispones del dinero necesario, no podrás participar en la subasta. Estos requisitos son: 

  • Depósito: Para poder entrar en la subasta de una entidad bancaria, deberás realizar un depósito que suele ser bastante elevado. Como hemos mencionado anteriormente, si pierdes la subasta, este depósito te será devuelto, pero si ganas la subasta, formará parte del importe total de la vivienda.
  • Financiación: También deberás conseguir una financiación previa para demostrar que eres un perfil solvente y que podrás pagar la vivienda con seguridad. Si has ganado la subasta, dispones de un plazo máximo de 20 días para pagar íntegramente el precio de la puja.

Ventajas de adquirir una vivienda mediante una subasta

Cómo ya hemos visto, conseguir una vivienda en una subasta no es del todo fácil, pero el hecho de hacerlo, supone algunas ventajas. Algunas de las más destacadas son:

  • Ahorro en el precio final. Las viviendas subastadas tienen un precio inferior al precio del mercado, por lo que puedes encontrar buenas oportunidades. Eso sí, tienes que informarte bien de que la operación sea del todo rentable.
  • Menos trámites. Uno de los trámites que te ahorrarás al comprar una vivienda en una subasta es la tasación de la vivienda porque ya la habrá tasado el banco.
  • Financiación. Si no dispones del total del dinero en efectivo, puedes pedir una hipoteca o un préstamo para financiar la compra. Eso sí, deberás conseguirlo en un plazo máximo de 20 días, por lo que tienes que ser un perfil solvente para que el banco te la pueda conceder de una manera fácil y rápida.

Desventajas de las subastas de casas

Adquirir tu vivienda en una subasta es una operación delicada, por lo que tendrás que prestar mucha atención a todos los detalles. En el caso de no hacerlo, esta operación puede conllevar algunos riesgos, como por ejemplo:

  • Ocupación de la vivienda. Uno de los problemas que te pueden surgir es que la vivienda tenga un inquilino viviendo en ella. En este caso tendrás que encargarte de su desalojo para poder vivir en ella. Suele ser un proceso largo y tedioso, por eso es conveniente informarse bien para saber si está ocupada o no.
  • El estado de la vivienda. Las viviendas subastadas pueden estar en mal estado de conservación o disponer de cargas y deudas con la comunidad de vecinos. Por este motivo, es recomendable que solicites hacer una visita a la vivienda para comprobar en qué estado se encuentra y, que pidas una nota simple en el Registro de la Propiedad para comprobar que esa vivienda esté libre de cargas.
  • Riesgo de perder el depósito. Si ganas la subasta, dispones de 20 días para abonar la totalidad del precio de la vivienda. En caso de no cumplir con este requisito, perderás el adelanto que has entregado a cuenta.
Infografía: Subastas de casas, ¿cómo funcionan?

La importancia de contar con profesionales

Como has podido comprobar, las subastas de casas son una buena opción para adquirir un inmueble a un precio menor que el del mercado. Aún así es muy importante que te informes bien y que estés atento a cada detalle de la operación para que te salga del todo rentable, ya que conlleva muchos riesgos.

Si quieres vender tu piso para comprar uno mediante una subasta, en Housfy podemos ayudarte. Contamos con un excelente equipo de profesionales que se encargarán de todo el proceso de venta de tu vivienda de principio a fin. Si quieres más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Vende tu piso más rápido y ahorra en comisionesVende en 60 días y paga 4.490€ solo si vendes
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta