¿No te has preguntado nunca cómo se vive en un Iglú? ¿De dónde salió la idea? ¿Cómo consiguen vivir dentro sin helarse? Nosotros también nos lo hemos preguntado más de una vez y aprovechando que el frío esta aquí, ¡qué mejor momento que este para descubrirlo!. No creemos que quieras dejar de comprar una casa en la montaña por un Iglú, pero la curiosidad siempre está ahí. Por eso, en el blog de hoy descubriremos todos sus secretos.

El misterio del Iglú y las bajas temperaturas

La verdad, es que es curioso que los esquimales decidieran sobrevivir a las duras condiciones exteriores construyéndose casas de hielo, pero definitivamente sabían lo que estaban haciendo. Hay historia de este tipo de construcciones desde tiempos prehistóricos, y es que los iglús pueden llegar a alcanzar hasta los 16 grados en el interior mientras en el exterior están a -50 grados. ¿Magia? No, ciencia, y es que aunque pueda sorprendernos la nieve es un gran aislante térmico.

La nieve: el gran aliado del Iglú

Como ya hemos visto, la nieve es un gran aislante y esto permite que el calor interno que se genera se mantenga. ¿Cómo se genera este calor? A través de dos vías:

  • El calor que genera el cuerpo humano.
  • Fogatas de aceite o grasa de foca, que se hacen en el interior del Iglú.

Y antes de que lo pienses, no, no se deshace con el fuego, es más lo hace aún más resistente. Curioso, ¿verdad? 🤔. Pues aún más curioso, todo esto es posible gracias a las temperaturas tan extremas que hay en el exterior. Al hacer fuego, las capas interiores de la parte alta del techo se deshacen pero antes de que llegue a gotear las paredes lo absorben y se van haciendo más resistentes.

Iglu

Fuente: BBC

Para mantener el hogar más caliente, a parte de las hogueras, también usan pieles, que las colocan tanto en las paredes como en el suelo. El espacio interior es bastante cómodo y práctico, además de increíblemente resistente, si lo pensamos son capaces de aguantar condiciones climáticas extremas y los fuertes vientos.

La estructura: la otra gran clave

Si nos fijamos, los Iglús siempre tienen siempre una forma de cúpula, esto se debe a que el aire caliente tiene una tendencia a ascender, de ahí a que normalmente las camas se encuentren en la parte alta del Iglú.

Y claro, no te quedas encerrado sin salir, como toda casa tiene una puerta, aunque algo diferente. Las puertas de los iglus son en túnel para que el aire caliente no se escape, a la vez que el oxigeno pueda entrar y el CO2 salir.

Iglu

Funcionamiento de un Iglú. Fuente: BBC

¿Cómo puedo vivir en un Iglú?

Tienes dos opciones: Tomar una decisión drástica e irte al Ártico a empezar una nueva vida como esquimal o bien la que te proponemos a continuación:

No podemos conseguirte un Iglú, pero si podemos recomendarte algunos sitios para vivir la experiencia durante algunos días:

  • El Refugio Bella Vista en Italia.
  • Igloo Village Zugspitze en Alemania.
  • Igloo Village Gstaad en Suiza, para disfrutar de todo el glamour en un Iglú.
  • Kakslauttanen Artic Resort en Finlandia. Una experiencia única de hospedarte en Iglú mientras disfrutas de las auroras boreales por el techo acristalado.

Esperemos que hayamos resuelto todas tus dudas sobre estas casas tan curiosas y únicas, aunque no creemos que te hayamos quitado el gusanillo de tener una casa en la montaña. A ver, seamos realistas, una casa de toda la vida es mucho más cómoda que un Iglú. Y por eso, en Housfy, contamos con una larga lista de casas en la montaña, no podremos conseguirte un Iglú pero sí, la casa de tus sueños 😉.

Encuentra la casa de tus sueños

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍