Alquilar conlleva unos riesgos, por eso muchos propietarios se plantean contratar un seguro para alquilar un piso. Además, existe la opción de solicitar un aval para tener una doble garantía en caso de impago. Pero, ¿qué es más eficaz? En el artículo de hoy veremos qué es mejor un seguro impago alquiler o un aval bancario.

Descubre Housfy Alquileres

¿Cómo funciona un seguro de impago de alquiler?

El seguro de impago de alquiler protege al propietario si el inquilino comienza a dejar de pagar el alquiler. La póliza cubrirá al arrendador pagando hasta 12 meses de las rentas y encargándose de todo el proceso y costes judiciales. Para poder cobrar el dinero de las rentas el procedimiento sería el siguiente:

  1. Reclamar el dinero al inquilino.
  2. Avisar a la aseguradora. Avisar a la aseguradora antes de 3 meses, después de este plazo no tendrás derecho a solicitar el reembolso de las rentas impagadas.
  3. Pago de las rentas. Una vez la aseguradora se encarga de la gestión, empezarás a cobrar las rentas hasta un máximo de 12 meses.
  4. Plazo máximo para pagar. La aseguradora dará un plazo máximo al inquilino para pagar.
  5. Demanda judicial. Pasado el plazo, si el inquilino no ha dado las rentas pendientes, la aseguradora se encargará de presentar la demanda y, si fuese necesario, ir a juicio para el desahucio.

Toda la gestión y costes estaría cubierta por la aseguradora. El precio de la póliza dependerá del nivel de cobertura que necesites, hay seguros que cubren cualquier aspecto relacionado con el alquiler y otros que solo se encargan del impago del alquiler. Lo más habitual es que ronden el 3-5% de la renta anual del alquiler. 

Al contratar el seguro, serán ellos los que se encarguen del proceso de elección del inquilino para minimizar riesgos de impago. Lo elegirán siguiendo ciertos requisitos, como: la renta anual no puede superar el 45% del salario anual, contrato laboral indefinido de mínimo un año de antigüedad y no estar en una lista de morosos.

¿Cómo funciona un aval bancario?

El aval bancario es otra vía de seguridad para el propietario, aunque no es tan frecuente, ya que es el inquilino el que tiene que hacer la gestión y no es fácil de conseguir.

El aval bancario alquiler es un acuerdo que el inquilino firma con una entidad bancaria para garantizar el pago del alquiler al propietario. Para obtenerlo, el arrendatario tendrá que acudir al banco para solicitar el aval y éste realizará un estudio de viabilidad.

El inquilino tendrá que firmar el aval ante notario, con sus correspondientes costes y, es muy frecuente que el banco pida una pignoración de dinero. Esto consiste en dejar como garantía de entre 3 a 6 meses de renta, así en caso de que el banco tenga que actuar como aval, recurrirá a este dinero.

¿Qué es mejor un seguro impago alquiler o un aval bancario?

En ambos casos el propietario estaría protegido ante el impago del alquiler. En el seguro, es el propietario el que tiene que pagar la póliza y en el aval, es el inquilino el que tiene que responsabilizarse de los gastos. Pero es muy importante que tengas en cuenta que el inquilino ya va a pagar una renta, añadir el requisito de tener un aval bancario, representa un añadido importante de dinero (además de la fianza y garantía adicional).

Nuestra recomendación es optar por un seguro de alquiler de vivienda que te proteja ante cualquier problema con el piso. Así estarás protegido y no perderás posibles inquilinos por el requisito de un aval bancario. Si estás interesado en alquilar tu piso y tener todas las garantías, puedes contar con nuestro equipo de alquileres para gestione todo el proceso.

Desde Housfy Alquileres nos encargaremos de la gestión integral del inmueble y de protegerte con un seguro de impago de alquiler. No dudes en contactar con nosotros para más información sin compromiso 👇

¿Tienes una vivienda para alquilar?¡Cobra, sin excepción, tu alquiler el día 15 de cada mes!
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍