Ventajas e inconvenientes de avalar una hipoteca

avalar una hipoteca

Si has pensado alguna vez en comprar una vivienda y te has informado de cómo solicitar una hipoteca, seguro que has oído hablar de los avales en las hipotecas. Estos son un requisito que se pide desde las entidades bancarias, el cual debe aceptarse si el titular quiere que le concedan el préstamo. Para muchas personas aceptar esta condición puede no ser un problema pero para otras sí. Es por ello, que este tipo de condición que marca el banco en los contratos hipotecarios tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por ello, te los contamos a continuación en caso de que estés barajando avalar una hipoteca.

¿Qué es avalar una hipoteca?

Los avales son garantías adicionales que las entidades financieras financieras exigen a través del contrato a los demandantes de préstamos hipotecarios y que actúan como fianza en caso de que dicho demandante deje de pagar las cuotas mensuales.

Este tipo de garantías, normalmente, se exigen cuando se conceden financiaciones de un valor muy alto, como pueden ser las hipotecas al 100% y , por lo general, el aval suele ser otro inmueble de la propiedad del titular, o bien, de un familiar. Es muy complicado poder negociar esta condición del contrato hipotecario, pero, se puede evitar haciendo una subrogación de hipoteca.

No todos los inmuebles pueden ser utilizados como avales hipotecarios, ya que deben cumplir unos requisitos en concreto. Así, deben ser propiedades libres de cargas y haber sido aceptadas por el banco y por el titular del futuro crédito hipotecario y el propietario de la vivienda, es decir, ambos tienen que estar de acuerdo en ceder una propiedad como garantía adicional a la financiación.

¿En qué ocasiones se avala una hipoteca con otra vivienda?

Las garantías adicionales como los avales son muy habituales en situaciones como las siguientes:

  • Adquisición de una hipoteca segunda vivienda.
  • Abono del importe de reformas integrales en inmuebles.
  • Tras la adjudicación de una herencia, el pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el cual puede llegar a ser de una cantidad importante.

Ventajas de avalar una hipoteca 

Cómo te decíamos, solicitar hipoteca con aval tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Si se cuenta con otra vivienda en propiedad o a una tercera persona conocida por el titular del préstamo no le importa ceder su hogar como aval, es una gran ventaja para nosotros. Esto es debido a que los avales, tales como los inmuebles, son una gran garantía para los bancos y los valoran tan positivamente como otros requisitos que en ocasiones se exigen.

Inconvenientes de avalar una hipoteca

En cuanto a las desventajas de avalar una hipoteca con otro inmueble encontramos que es un gran riesgo para el titular del préstamo, ya que en caso de impago de las mensualidades, tanto la vivienda hipotecada como la vivienda avalada pueden pasar a ser propiedad de la entidad. Por lo tanto, es un gran riesgo que corre el demandante, ya que en caso que suceda lo explicado anteriormente puede perder ambos bienes.

Infografía sobre cómo avalar una hipoteca de Housfy.

Obtener la mejor hipoteca sin avales

Los avales son garantías adicionales que a veces son difíciles de conseguir y, en ocasiones, no suponen una ventaja para el titular de la hipoteca. Sin embargo, hay bancos que ofrecen financiaciones sin tener que aportar un aval. Estos no son fáciles de encontrar y exigen otras condiciones para poder aprobar el crédito.

 Para poder evitar esas condiciones lo mejor es que te dejes aconsejar por los expertos en la materia. En Housfy Hipotecas contamos con un equipo de expertos en el sector financiero y brókeres hipotecarios, los cuales cuentan con acuerdos con una gran cantidad de bancos españoles para que puedas encontrar el mejor crédito hipotecario llegando incluso a obtener las más altas financiaciones como la hipoteca 100. ¡Si te gustaría obtener un préstamo hipotecario adaptado a tu situación económica, no dudes en contactarnos!

hipoteca de máximo
Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta