Arrendatario de una vivienda y arrendador: diferencias

arrendatario-de-una-vivienda

En el momento de firmar un contrato de alquiler, entran en juego dos partes fundamentales: el arrendador y el arrendatario. En muchas ocasiones estos conceptos pueden llegar a confundir. ¿Quién es el arrendador y quién el arrendatario de una vivienda? En este artículo, hablaremos de las obligaciones de cada una de las partes así como de sus derechos para contar con un alquiler seguro

¿Tienes una vivienda para alquilar?Alquila seguro tu piso y cobra todos los meses sin excepción

Significado de arrendatario y arrendador

En términos generales, el arrendador es el propietario del inmueble y el arrendatario de una vivienda es el inquilino, es decir, la persona que vive allí a cambio de una renta.

Ambas partes son esenciales en el momento de firmar un contrato de alquiler. Más adelante entraremos en detalle sobre la función de este documento y su importancia.

Tanto el propietario como la parte arrendataria, pueden ser personas físicas o jurídicas y deben constatar las cláusulas del tipo de arrendamiento. Cabe destacar que hay que regirse por la Ley de Arrendamientos Urbanos para que el procedimiento sea completamente legal. 

Como arrendador es recomendable llevar a cabo todos los trámites con una gestión de alquileres integral, de este modo, los expertos en el sector te ayudarán en todo el proceso de principio a fin, con el objetivo de obtener la mayor rentabilidad a tu vivienda.

Derechos como arrendatario de una vivienda

Después de conocer qué significa arrendatario de una vivienda, debes saber que si eres inquilino de un piso, existen 5 derechos fundamentales a los que te puedes acoger:

  • Negociación. Como arrendatario de una vivienda tienes derecho a negociar muchas de las condiciones del contrato. Así como el precio, es decir, la renta que pagarás mensualmente, o la duración del contrato. En este último caso, puedes negociar la duración, alargarlo o si es conveniente, cancelarlo. Cabe recalcar que antes de llevar a cabo cualquier acción, lo mejor es informarse sobre cada caso en particular.
  • Adquisición preferente. Si el propietario, es decir, el arrendador decide poner en venta la vivienda, tú como inquilino tendrás preferencia en el momento de la compra. No obstante, si ese es tu objetivo final, debes saber que existe el alquiler con opción a compra, que es una metodología enfocada exclusivamente a esto.
  • Reparaciones. Es clave distinguir las reformas enfocadas a las condiciones de habitabilidad de la vivienda, a reparaciones por el deterioro del día a día, que, en ese caso, no tendrás derecho a reclamar.
  • Denuncia. Una vez firmado el contrato de alquiler, el casero no podrá entrar en el piso sin permiso. Con lo cual, en el caso de que ocurra, tendrás derecho de poner una denuncia por violación de la privacidad.
  • Fianza. Al finalizar el contrato, si no hay daños en el inmueble ni pagos pendientes, tienes derecho a recuperar la fianza depositada al inicio. 

Obligaciones como arrendatario de una vivienda

En el punto anterior hemos visto los derechos que tienes como inquilino, no obstante, arrendar una vivienda también conlleva una serie de obligaciones. 

  • Fianza inicial. El primer paso antes de ir a vivir de alquiler es depositar una cantidad monetaria a modo de fianza. Esta será depositada por el casero en el organismo local correspondiente para que el proceso sea legal. Así pues, tú como inquilino debes abonar ese importe al arrendador. 
  • Pago de las rentas. Es la obligación fundamental del arrendatario de una vivienda. Por lo tanto, tienes que cumplir con los plazos de pago de las cuotas pactadas. Por norma general, se paga a principios de mes, a no ser que se hayan negociado otras condiciones. 
  • Cuidar la vivienda. Debes dejar la vivienda en las mismas condiciones que la encontraste si no quieres perder la fianza. En este punto también entra en juego el hecho de no realizar ninguna obra ni actividad con riesgo o ilegales.
  • Comunicar cualquier reparación. En el caso de querer efectuar algún cambio en el piso, debes comunicarlo al titular. Así como permitir su entrada y la del personal, para que se realicen. 

Contrato de alquiler

Una vez analizados todos los puntos anteriores, debes saber que tiene que quedar reflejado en el contrato de alquiler. Se trata del documento legal en el que se acredita el traspaso del uso de una vivienda a una persona, arrendatario, a cambio de una cuantía determinada y durante un plazo de tiempo. En este, se tienen que incluir todos los acuerdos vinculados a las condiciones de arrendamiento, así como las garantías.

De tal modo que quedan por escrito todos los derechos y responsabilidades de ambas partes, a efectos legales. En Housfy, ofrecemos servicios inmobiliarios tanto si eres inquilino como si eres propietario como el seguro de alquiler de vivienda. En el primer caso, contamos con un amplio catálogo de inmuebles para que elijas el que mejor se adapte a tus necesidades. Y, en el segundo caso, si eres titular de un piso y quieres alquilarlo, con nuestra gestión de alquileres, te acompañamos en todo el proceso. Desde la búsqueda del inquilino perfecto, hasta garantizar el cobro de tus rentas el día 15 de cada mes, ya que, si el arrendatario no paga, ¡nosotros nos hacemos cargo!

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta