Así es la normativa para construir una piscina privada

normativa-para-construir-piscina-privada

Una piscina privada ofrece la posibilidad de pasar tiempo de ocio y descanso de forma distendida en el hogar. Se convierte en un recurso muy interesante para las épocas de calor, ya que garantiza la rápida accesibilidad para disfrutar de un baño y refrescarse. Del mismo modo que si se desea tener una piscina climatizada para época de frío. En el momento de comprar una casa, queremos que sea la que siempre habíamos soñado. No obstante, en el caso de ser ya titular de una vivienda y te plantees construir una piscina, antes de hacerlo, tienes que conocer la normativa para construir una piscina privada de forma legal. ¡Te lo contamos! 

Normativa para construir una piscina privada 

Antes de ponerse manos a la obra, debes saber que hay que cumplir con una normativa que estipula cómo es el procedimiento a seguir a la hora de realizar la construcción. Para tener un conocimiento más preciso sobre la licencia, a continuación se presenta toda la normativa que se debe cumplir para ejecutar correctamente una piscina privada.

Requisitos

El primer paso es conocer cuáles son los requisitos necesarios para realizar la piscina privada. En el ayuntamiento de tu localidad se puede consultar cuáles son las condiciones. En este sentido, se puede conocer si la piscina se va a basar en un proceso de obra mayor o menor, lo cual se determina según las dimensiones y el volumen. De un modo u otro, la ocupación de un terreno se va a hacer efectivo, aunque sea de propiedad privada.

El proyecto debe estar presentado en el ayuntamiento; no obstante, si la obra va a ser pequeña, entonces se necesita simplemente una memoria donde se proyecte la construcción, pero con unos planos que definan el boceto previo de la obra en la zona donde se va a localizar. En todo momento hay que definir el presupuesto de la obra que después se presentará también en el ayuntamiento.

Normativa para construir una piscina privada

A la hora de conocer la normativa, hay que partir de la premisa de que hay una estatal, otra autonómica y, por supuesto, la municipal. Hay que tener en cuenta que el proceso de solicitud es un primer paso. Del mismo modo que la realización de un proyecto por parte de un arquitecto que se atenga a la normativa exigida y la obtención de la licencia de obra. Este procedimiento es el necesario para cumplir con la normativa para construir una piscina privada.

Por un lado, se encuentran las normas higiénicas y de seguridad, imprescindibles para establecer los criterios técnico-sanitarios, tanto en la propia estructura de la piscina como en la calidad del agua. En este caso, hay que acudir al Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, y al Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero. En el cumplimiento de esta normativa, hace que la piscina se encuentre en buenas condiciones.

Por otro lado, la aplicación del código técnico de edificación en piscinas (CTE) será de aplicación en las edificaciones privadas, siempre y cuando se disponga de la licencia; es decir, las exigencias legales deben de cumplirse y tener, así, una autorización. Se suele contar con un plan de seguridad en obras de construcción con el fin de proteger al trabajador y ofrecer un entorno apto para la construcción.

Licencias y permisos

Una vivienda debe estar correctamente regularizada y tener, así, la licencia con la que se habilita la posibilidad de construir una piscina. Para obtener la licencia, es preciso adecuar la ejecución con las medidas apropiadas para la construcción de la piscina, siempre bajo un marco legal. Además, hay que añadir la licencia de ocupación de la vía pública. Esto es imprescindible si se van a colocar recursos dirigidos a cumplir con la gestión de la obra.

El proyecto técnico presentado en el ayuntamiento, contiene una descripción del tipo de obra que se va a realizar y la propia memoria constructiva donde se informa del procedimiento, materiales y el tipo de ejecución. A todo esto, se añade el estudio con información geotécnica del terreno. Además, se elabora un cálculo de la estructura y las instalaciones. También se realiza un plan de control de calidad y la gestión de los residuos.

Para que todo se encuentre correctamente regularizado, hay que tener en cuenta que se debe de abonar la tasa de licencia, los correspondientes impuestos, una fianza por la gestión de los residuos y subsanar los posibles costes que suponen los desperfectos en la vía pública. De igual manera que se van a tener que pagar una serie de tasas por el proyecto básico y de ejecución.

Recomendaciones

En todo momento se recomienda regularizar las obras y tener los permisos para hacer la piscina. De no ser así, se corre el riesgo de recibir una multa o que la propia piscina no cumpla con los requisitos adecuados. Esto puede llevar a su demolición o proceder de nuevo con otra obra que implica una reforma. Así se estipula en la normativa para construir una piscina privada.

Por otro lado, si no quieres tener que hacer todos estos trámites y lo que quieres es comprar otra vivienda. En Housfy tenemos un amplio catálogo de casas, tanto de obra nueva como de segunda mano, en cualquier lugar de España. Así que, no te preocupes y compra tu casa ideal con piscina.

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍

Deja una respuesta