Uno de los pasos que hay que seguir antes de entrar a vivir en un piso de alquiler, es firmar el contrato de arrendamiento. Es muy importante para que sea legal y haya un contrato vinculante entre arrendador y arrendatario, de esta manera de establecen todos los derechos y obligaciones de las dos partes.

Alquila tu vivienda con Housfy

¿Qué es un contrato de arrendamiento?

El contrato se establece entre el arrendador y el arrendatario en el que el primero alquila un inmueble a cambio de una renta mensual. En todos los contratos de arrendamiento, regulados por la LAU o Ley de Arrendamientos Urbanos:

  • Datos de ambas partes junto a la documentación correspondiente.
  • Estipulación de la renta.
  • Inventario de los bienes del inmueble.
  • Duración del contrato. Por ley son 5 años con derecho a prorroga si es un particular y en caso de una sociedad, 7 años de duración.
  • Condiciones para rescindir del contrato: tiempo de preaviso para ambas partes, si el propietario marcha de la vivienda antes de cumplirse los 6 meses, perdería la fianza.

Normalmente las cláusulas del contrato están reguladas por la LAU y en caso de que se hagan modificaciones, tiene que ser de mutuo acuerdo entre arrendador y arrendatario, de lo contrario estaríamos hablando de cláusulas abusivas.

Lectura recomendada:  ¿Qué destacamos de la nueva ley de arrendamientos?

Cláusulas abusivas de un contrato de arrendamiento

Desgraciadamente es bastante frecuente encontrarnos con cláusulas abusivas o prácticas cuestionables en los alquileres de propiedades, sobre todo cuando se hace entre particulares sin que intervenga ningún profesional que lo identifique.

Hay algunas cláusulas que son bastante frecuentes en los contratos y con los que hay que ir con mucho cuidado. Por eso es importante que los leamos con detención y nos fijemos en la letra pequeña.

contrato de arrendamiento

Exigir que el inquilino tenga un tiempo de permanencia mínima

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos el inquilino tiene que permanecer un mínimo de 6 meses en la vivienda, pero eso no significa que no pueda irse, simplemente que perdería la fianza.

Hay que vigilar con esta cláusula ya que a veces se estipula tiempos superiores a 6 meses como permanencia obligatoria y esto es abusivo.

Lectura recomendada:  ¿Es posible vender piso con inquilino actualmente?

Cláusula en la que se permita que el arrendador entre en la vivienda

Una vez el arrendador alquila la vivienda, no tiene ningún derecho a entrar en ella sin el permiso del arrendatario. Se trata de invadir su hogar y se consideraría allanamiento de morada. Aunque sea una práctica abusiva, en ocasiones puede verse en contratos.

Normalmente esto se hace por miedo a los impagos de alquiler y que se nieguen a irse de la vivienda, si el inquilino firma esa cláusula el deshaucio será mucho más sencillo. Pero está no es la solución, hay que asegurarse previamente de la solvencia del inquilino y contratar un seguro de impago de alquiler que te garantizará que aunque el arrendatario no pague la renta tengas una cobertura de un año hasta que se produzca el deshaucio.

Además, la aseguradora también te proporcionará cobertura legal y judicial para que puedas recuperar tu vivienda.

Imposibilidad de prorrogar el contrato

La ley de arrendamientos dice que una vez termine el contrato de 5 años, si es un particular y 7 si se trata de una sociedad, el arrendatario tiene derecho a prorrogarlo 3 años más. Y por otra parte, el propietario tendrá derecho a subir el alquiler, antes de esta fecha solo podrá regularlo según el IPC pero nunca subirlo.

¡Cobra el 15 de cada mes sin excepción!

Es importante que antes de firmar nada, estés bien informado de cómo debería ser un contrato de arrendamiento para no encontrarte con este tipo de sorpresas. En Housfy Alquileres te garantizamos que no te encontrarás con estos problemas, además de ofrecer un seguro de impago de alquiler para los propietarios. ¡No dudes en ponerte en contacto con nosotros! 😊

 

Si te parece interesante, ¡compártelo! 👍